Ya hiede más que huele

sep 22nd, 2013 | By | Category: Cultura

HedorSí… ya el hedor es insoportable, es metafóricamente hablando, cómo cuando has tropezado con algo que despide ese hedor que te repele y del que tienes que huir cuanto antes, puesto que temes que el mismo o te asfixie o dañe notablemente tu aparato respiratorio y por ende tu salud.

Ese es el estado de pudrición que en España hay; y consecuente a LA CORRUPCIÓN; ya la misma ha llegado a tales dimensiones, que como parafraseando al “Tenorio de Zorrilla”… “a los palacios subió y a las cabañas bajó”; puesto que la corrupción ya es generalizada y el individuo de cualquier clase social, ya hace lo que puede en una autodefensa, consecuente de lo que refleja una clase dirigente, que ha dirigido pensando en su panza y su bolsillo más que en otra cosa; amparada además y “canallescamente”; en una impunidades, que prevista en “leyes a medida” o como máximo en “indultos infames”, sabían los corruptos que quedarían impunes; o sus daños serían de proporciones tan miserables por lo mínimas, que da bochorno ver todo lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo… ¿Qué sálvese el que pueda?

Yo estimo que en “ese sálvese el que pueda”, sólo cabe el que sabiéndose “metido en el saco”, se vaya cuanto antes del mismo, renuncie al puesto que sea (o se mantenga plantando cara y denunciando lo que sepa) y así demuestre su inocencia; puesto que no sólo son los culpables de los hechos, son también los que a su alrededor pululan y esgrimiendo una ignorancia discutible, tienen la culpabilidad de la omisión, puesto que… “todo se sabe en España, lo que ocurre es que se calla… y el que calla… otorga”.

Si el corrompido o corrupto, se viese aislado por los que a su alrededor vegetan, seguro que los casos quedarían reducidos a mínimos soportables; pero el grado de corrupción a que ha llegado España, ya no es soportable y si se sigue manteniéndolo en la impunidad que hasta aquí y no se aplican los castigos más ejemplarizantes que el caso necesita; la desintegración nacional será el fin de todo ello.

Es incalificable, in asumible, bochornoso, repugnante, todo cuanto se ha publicado; culminando la interminable serie (por el momento) con lo que el periódico “El Mundo”, publica en la primera década del mes de Julio y donde aparecen documentos originales que dicen bien a las claras, lo que… “se presume ocurrió y posiblemente sigue ocurriendo”.

Dinero que llega a los partidos políticos en bolsas, sacos, maletines o maletas y en cantidades asombrosas; dinero que entregan “bajo cuerda”, los que interesados en grandes negocios públicos, esperan (y luego logran) el que esos enormes capitales, “rindan los cuantiosos beneficios para los que fueron destinados”. Beneficios que se cargan a las indefensas espaldas del súbdito español (nunca hemos llegado a la verdadera ciudadanía responsable) puesto que cualquier obra pública o servicio público, que debiera haber costado “X”, esa equis se eleva hasta lo insospechado, por las “patentes de corso”, que las administraciones (dicen que) públicas, entregan mediante estos “sobornos”, a quienes luego las van a explotar, como buitres explotadores de cualquier bien público o dedicado al indefenso consumidor español, que por ello mismo, estamos pagando infinitamente mucho más… desde por el agua imprescindible, el gas, la gasolina o gasóleo, la electricidad y en general todo lo que por imposición, de… “soborno y monopolio”, nos imponen los que han llegado a conquistar unos “campos feudales”, que explotan como se explotaban y siguen explotando, las colonias en países extranjeros.

Para arreglar todo ello, a los que dicen gobernar (que ni supieron ni saben) sólo se les ocurrió y ocurre, el incrementar impuestos hasta lo indecible… y es claro que esa acumulación de impuestos, sólo ha permitido el que la ruina siga aumentando y se llegase a la situación actual, que digan lo que digan y lo hagan como quieran, aún sigue en recesión, por cuanto la enfermedad no se ha empezado a curar.

Es de risa… desprecio total o a lo sumo, pena o conmiseración, el ver a los jefes (líder no hay ninguno en España hace ya mucho tiempo) de grupo, como tratan de “despellejarse” los unos a los otros; o incluso (ya) en luchas intestinas, puesto que intuyen que  “el barco se hunde”… y en ese absurdo y ridículo… “y tú más”. Mientras el pueblo que aún trabaja y produce, ya tiembla de miedo no sólo por un presente ya muy turbio, sino por un negro futuro que no ven para ellos y mucho menos para sus hijos y nietos… ¡¡este es el progresismo de los indeseables!!

Antonio García Fuentes  (Escritor y filósofo)  www.jaen-ciudad.es

Recomendamos: Envilecimiento  Profesion: Yerno  No Iguales Majestad 
Otras recomendaciones:

Tags: , , , , , , , ,

Dejar Comentario