Un trekking por la provincia de Yunnan en la China.del Himalaya

oct 18th, 2012 | By | Category: Ocio y Tiempo Libre

El trekking por Yunnan comienza en Lijiang, me levanto a las 6:45, cafetito y paseo por Shuhe, a las 9 nos recogen en un 4×4, una hora de aproximación y empezamos a andar, hoy por primer día, haremos  14,75 Kms, en poco más de 4 horas, salimos desde 2400 metros de altura en el pueblecito de LaShiHai que da nombre a un bonito lago junto a él, donde nos esperan los porteadores, comenzamos a andar para alcanzar los 3365 y bajar otros 300 hasta el campamento donde dormiremos, junto a la villa de Yangyuchang, llueve, poco pero constante, el paisaje es una preciosidad, la subida es suave pero constante, instalamos las tiendas y bajamos a la casa del guía a por comida y leña seca, mientras nos preparan la cena un paseíto por las cercanías nos permiten ver monos cerca, la cena junto a la hoguera es fenomenal a pesar del frío y la humedad, por la noche preocupación por los monos y nuestras comidas.

Nos despertamos pronto el segundo día, desayuno, apagamos las hogueras, se cargan los petates en las mulas y a empezar. Desandamos la bajada del día anterior para volver al collado y girar hacia nuestra izquierda, el bosque en que nos metemos, subiendo hasta los 3705 metros, es increíble frondoso, con la niebla fantasmagórico, una preciosidad, son 12 kms. unas 5 horas de caminata hasta bajar a la villa de Wenhai lake a 3100 metros, para dormir en una preciosa guest house a 3100 metros, las nubes no nos dejan ver las Jade Dragón mountains, es igual, el paisaje, por donde paseamos, a ras del lago después de un buen lunch, es una maravilla.

La vida en  las ciudades de campo, como esta en China, es como muy cerrada, las casas no tienen ni una ventana hacia el exterior, toda la vida es hacia su patio interior, no vemos ningún sitio donde se vean entre ellos, si cabe, en la sede del partido que hay en cada ciudad, los noto como muy encerrados entre sí.

Para el tercer día, algo más largo que los anteriores, 17 kilómetros y cerca de seis horas, después del desayuno, salimos atravesando el pueblo, tarde, el guía local que nos acompañaría no ha aparecido, los muleros han llegado tarde, algo pasa, algún problema hay, seguimos bajo la lluvia, el objetivo es ir a Qianmu Pasture atravesando un paso a 4000 metros, hasta que los muleros se niegan a subir al paso en alto, me da la impresión de que piden más dinero, discuten con nuestro guía, resultado, cambio de muleros y cambio de planes, discusiones, y al final adelantamos un día el llegar a la garganta del YangTsé, llegaremos hoy, y los últimos días conoceremos la zona de las Haba Mountains, creo que ganamos en el cambio, llega el nuevo mulero, cargamos los petates y abajo, hasta una pequeña villa llamada Xueha, allí esperamos a una furgoneta taxi, que n os lleva hasta Qiaotou, donde comenzamos a andar, ya por una senda que circula paralela a la margen izquierda del Yangtsé, encajonada entre montañas, espectacular, el río a unos 2000 metros, nosotros como a unos 500 metros más arriba y las montañas que forman el cañón del YangTsé de cerca de 5000 metros, que lástima que las nubes bajas que no nos dejan ver las cimas, barro y más barro hasta llegar a la espectacular Naxi guest house donde pasaremos la noche.

El objetivo del cuarto día, 13 kilómetros en cuatro horas y cuarto (los tiempos son de caminata real, sin tener en cuenta paradas para fotos, comidas, etc.) es llegar al refugio Halfway (como su nombre indica el de la mitad de camino), se prevé de unas cinco horas y lo hacemos en dos horas y cuarto escasas, todo el camino transcurre viendo el río a nuestra derecha, por unos bosques de tipo mediterráneo, increíble, a cerca de 3000 metros de altura ¡qué pasada!, decidimos continuar por la senda, abajo y arriba de la senda pequeños pueblecitos, mucha lluvia hoy, un lunch en  el camino en una guest house y, vaya, en una pared, la típica banderita independista de una de las comunidades de España con sus típicos mensajitos insultantes ¡que ridículos somos!, vale seguimos y un templo budista (Guanyin temple) en el camino, fotos  y adelante hasta llegar al pueblecito de Hetao Yuan, junto al puente de Shen Chuan sobre un espectacular afluente del YangTsé, donde pasaremos la noche, ducha, cena y descanso

El quinto día comenzó volviendo al puente de Shen Chuan, desde donde, temprano, comenzamos la espectacular bajada de 350 metros de desnivel hasta el río, cada paso es un espectáculo que necesita una nueva foto, cortados entre las rocas, el ruido cada vez más brutal del agua, barro por el que escurrirnos de vez en cuando, piedras mojadas con las que hay que tener el mismo cuidado por una bajada muy, muy vertical.

Quizá lo más espectacular de todo el viaje, las fotos lo dicen todo, impresionante, la subida es vertical, escaleras, piedras ¡que sudada!, imágenes que se quedan en nuestra retina para los restos, aunque sólo sea por esto ha merecido la pena el viaje.

Un camión y, hacia Haba, en la carretera todo son sustos, desplomes de piedra constantes y, hasta una vaca que nos golpea, todo ello teniendo a nuestra derecha un buen precipicio, el viaje dura sólo media hora de infarto y nos deja a 1915 metros de altura, nos quedan 7 kilómetros de caminata, algo más de tres hora y media, sin contar, como siempre, las paradas de cualquier índole.

La subida por un bosque ¡totalmente mediterráneo! hasta los 3000 metros de altura, y bajamos hasta los 2700, a la Haba Village, no hemos comido, no hemos encontrado agua verdaderamente potable, la sudada ha sido de órdago, ducha, un té y a esperar a la cena.

Para el sexto día, como ya es costumbre el nuevo guía local llega tarde, la idea es subir hasta un refugio que hay a 4100 metros, serán 1580 metros de desnivel acumulado, por unos bosques, como siempre, fastuosos, con nubes, lluvia, niebla, barro, muchísimo barro que endurece mucho más la subida, además Luis no está muy en forma y se nos va quedando atrás constantemente, hay que esperarle, a 3450 metros nos paramos a tomar un lunch en una especie de caseta atendida por una mujer musulmana, son cerca de cinco horas de subida neta lo que nos lleva llegar al refugio y ¡tremenda decepción!, mi idea era, ya que no traje equipo de nieve, alquilar unos crampones y un piolet y hacer mañana la subida al Haba, mis compañeros no están por la labor, pero harían otras actividades. Imposible, no hay nadie más, no tienen nada de nada, nos dicen que sólo tienen patatas para cenar y desayunar y nada para beber, cuando veo la cocina ya no quiero ni las patatas, el ¿refugio? es la mayor pocilga que he visto en mi vida. ¡¡¡VAMONOS DE AQUÍ!!! decidimos bajar haciendo una circular por una zona de lagos pero Luis no lo aguanta y, sin senderos ni nada, llegaríamos abajo más allá de las doce de la noche, nos bajamos y vale, la subida genial, la bajada, aún siendo por el mismo camino sigue siendo espectacular, pero el refugio una tremenda decepción, cena y a dormir.

El séptimo día se basa en un cambio de planes, ni yo subiré a los 5396 metros del  Haba, ni mis compañeros verán los Siete Lagos, Luis y Javier están muy cansados de ayer, Félix y yo tiramos arriba con el guía a conocer otra zona, una bellísima cascada Heihu Pubu, a 3525 metros de altura y, como siempre, por unos bosques magníficos.

Bajamos, taxi hasta ShangriLa, se acabo el cambiante, sorprendente y fenomenal trekking, a pesar de las incidencias me ha encantado.

Las fotos de la actividad. https://plus.google.com/u/0/photos?tab=mq#photos/103421604790770321710/albums/5798881712179324497

Tags: , ,

Dejar Comentario