Sobre la escritura y las imágenes

may 23rd, 2013 | By | Category: Cultura

Escritura e imagenesEn principio el hombre escribió en imágenes; fue su primera escritura; y nos la dejó plasmada en cuevas, en abrigos de los elementos y allí, tomando como “escuela” lo que sus ojos vieron, y encontrando los materiales más resistentes que vio o intuyó, nos dejó escrito de lo que se alimentaba y a lo que temía o admiraba. Fruto de ello fueron esas magníficas pinturas rupestres, catalogadas alguna de ellas como… “La Capilla Sixtina de la prehistoria”.

Mucho después inventó la escritura que igualmente fueron imágenes grabadas, en arcilla, piedra, papiro, piel, tela y por último papel. Recordemos la belleza de la escritura egipcia, la indescifrable hasta hace poco, de la escritura en piedra de los mayas… y tantas otras; puesto que el hombre quiso siempre dejar constancia de que vivió y estuvo allí, vio, pensó y dejó sus señales de identidad lo más imperecederas que supo y pudo.  Por ello la obra más imperecedera del hombre ha sido “el libro”, escrito de tantas formas como hemos llegado a conocer… desconociendo las de otras civilizaciones que las hubo, pero que desaparecieron.

Por ello cuando aprendió a pintar bien (según Miguel de Cerbantes Sa avedra (que así firmaba)… “el buen pintor imita a la Naturaleza, el malo la vomita”)… fueron los más y mejor logrados murales y luego la pintura al óleo, sus mejores libros ilustrados. Para contarnos en ellos cómo eran aquellos humanos de su época, cómo vestían, y cómo se comportaban en sus cotidianos afanes.

También nos dejaron en piedra muchas de aquellas estampas, reales o imaginadas, en más o menos bellas estatuas, frisos, pavimentos, mosaicos, cerámicas, trabajos en diferentes metales, relieves etc.; y que hoy nos maravillan en esos museos que atesoran, todo cuanto los arqueólogos han ido encontrando en sus lentas y metódicas excavaciones.

Muchos siglos antes de que existiera la fotografía; los reyes y poderosos, se daban a conocer por los cuadros que se hacían pintar, para sí mismos o para sus vástagos; puesto que con ellos daban a conocer su estampa y poderío, cuando tenían que intercambiar imágenes para aquellas bodas de conveniencia y en las que había que ver de alguna forma… “que es lo que se pretendía intercambiar”.

También era la forma de imponer una moda, puesto que antes y como ahora… “el poderoso es imitado en su forma de vestir y lucir cualquier atuendo que resalte su poder y gloria”; el hombre seguimos siendo… “mono de imitación”.

Y aún cuando como asegurara una gran creadora de moda (creo recordar que fue Cocó Chanel), la que preguntada que en qué consistía la moda, dijo con toda la franqueza… o mala leche que una mujer inteligente atesora; lo siguiente… “Moda es todo lo que pasa de moda”.

Y era y es claro… la moda de hoy, tiene que morir cuanto antes, para que surja la nueva moda de mañana, que en este caso la establecen los creadores, en forma de anualidades… y cada año tiene sus modas, las que a su vez se subdividen en lo que denominan “temporadas”; puesto que hay que consumir y sacarle el dinero al que lo tiene… y el que no, pues que lo busque; puesto que lo que interesa es que… “lo pasado desaparezca cuanto antes” y por ello, se crea la necesidad de lo nuevo… no porque sea mejor, simplemente por ello mismo… “POR QUE ES NOVEDAD”.

Y lo estamos viendo hasta en lo que yo llamo “telefonines” (móviles o celulares) los que ya son tan perfectos y complicados, que hay que “estudiar una carrera para llegar a todas sus posibilidades”; algo inaudito o inimaginado hace poco tiempo, puesto que un teléfono es para telefonear y lo demás es aleatorio… pero hubo que crear una vez más, lo que yo denominé hace mucho tiempo… “necesidad vicio” y el consumir… hasta consumirse, o drogarse, pues hoy “el telefonín”, para muchos es una droga peligrosa, por el atontamiento que produce.

Ya marcó pauta en ello aquel “lince de los negocios y del automóvil”, que se conoció como “Henry Ford I” (Sabido es que en USA hay reyes sin corona, pero con más dinero que muchos reyes que la tienen o tuvieron) y el que más o menos dijo, cuando ya inundó el mercado con su famoso modelo “T” siempre en color negro… “Ahora cambiaremos el color y la línea de los automóviles, para con ello crear la necesidad del cambio y con ello nos aseguraremos ventas masivas… y así fue; puesto que el automóvil ha llegado a ser, la “máxima droga humana” y la que han aprovechado todos los gobiernos, para a través del mismo, “cobrarnos impuestos a mansalva”.

Bien es cierto que a través del motor de explosión y el automóvil en todas sus variantes, el hombre hasta pudo volar… y llegar a donde jamás pensó, para hacerse notar y comunicarse… si bien y tristemente, esa comunicación ha terminado por enrocarse y el hombre como el caracol… “cada vez se esconde más en su propia concha”… y es que el hombre ayer como hoy… seguimos teniendo miedo… y algunos o muchos… mucho o muchísimo miedo… y lo demuestra la inseguridad que padecemos y que ha avanzado muchísimo más que esa comunicación que nunca se logró, en el grado en que necesita la Humanidad.

Prueba de ello es el que en los países que se auto denominan como más desarrollados, es donde existen más los suicidios, la drogadicción, la degeneración y el abandono; lo que es simplemente el signo de… la soledad. Lo que confirma aquella lapidaria frase que nos dejara “El Galileo”… “No sólo de pan vive el hombre”. Amén.

Antonio García Fuentes  (Escritor y filósofo)  www.jaen-ciudad.es
Otras recomendaciones:

 

Tags: , , , , , , , ,

Dejar Comentario