Religión, Filosofía, entendimiento… concordia

ene 2nd, 2013 | By | Category: Cultura

Religion y FilosofiaHace ya más de diez años (marzo 2002) escribí el texto que sigue… pero como los enfrentamientos religiosos siguen, la filosofía (entendida como amor a la sabiduría) es ignorada; repasado el texto, considero lo podría haber escrito hoy mismo y es por lo que lo publico… no servirá para nada, pero por aquello de mi máxima (“El inmenso mar está lleno sólo de minúsculas gotas de agua”)   sigo poniendo gotas, puesto que el cerrilismo sigue imperando en este pobre mundo “y en el nombre de Dios, se siguen cometiendo hechos aberrantes que en verdad… claman al Cielo”. Veamos.

¿Por qué hay que enseñar una religión?

Si con la Constitución Española en la mano; leemos el artículo dedicado a ello (el 16) se garantiza libertad de culto (dentro del orden público establecido) y se afirma que ninguna confesión puede ser estatal (Estado laico); no se entiende el que ese Estado que pagamos todos, siendo la mayoría de españoles, al parecer, no practicantes de ninguna de ellas, tenga que pagar el contribuyente maestros o enseñantes de ningún credo religioso, lo que debe ser asumido por cada uno de ellos y a sus expensas y en sus iglesias, mezquitas, sinagogas ó locales donde ejerzan esa libertad religiosa, que en mayoría aceptamos los españoles… pero ojo; sin escándalo público y ateniéndose todas ellas a las leyes y reglamentos que nos rigen. Precisamente ahora el Gobierno y las nuevas reformas al Código de Justicia, penalizará la denominada “ablación” del clítoris, costumbre bárbara que se practica en base a creencias religiosas, que si bien “capan a la mujer”… al hombre lo dejan “con todos sus atributos sexuales íntegros”, menos cruel pero igualmente discriminatorio es el “velo” o chador, que obliga a la mayoría de mujeres musulmanas a cubrirse con el mismo, lo que si bien es tolerable en su intimidad, pero no en lugares públicos o frecuentados por mujeres de otros credos o sin ninguno; España tiene unas leyes y deben ser para todo el que aquí decida vivir… el que no, pues ya sabe lo que tiene que hacer, o sea marcharse… este país, reitero, es un estado laico y ello debe quedar claro para todos.

Dicho ello, yo sí que abogo por una enseñanza religiosa, pero globalizada y extractada, para que el que reciba esas enseñanzas, sepa, de que va (y de que fue) la religión que se explica. Pero nunca dogmatizando nada… al contrario, comentando lo que de bueno y de malo han aportado y siguen aportando, las cerradas religiones que han proliferado y proliferan en este desgraciado mundo y cuyas acciones, muchas veces criminales aún siguen sucediendo.

A mi leal saber y entender… la mejor definición de la religión; la oí explicar en una de las charlas o conferencias de las muchas a que he asistido; aquella trataba de explicar, lo que era y significaba la filosofía (que también explica muy bien Séneca, en su libro: De la brevedad de la Vida): decía el conferenciante y luego fue debatido y aceptado: Religión significa, el religar de todos los saberes filosóficos ó religiosos, que a lo largo de toda la Historia del hombre, éste ha acumulado, sobre los saberes positivos que le han enriquecido, haciéndolo cada vez mucho más humano.

Considero bastante bien explicado y matizado, lo que es, o debiera ser la religión; puesto que si, Abraham, Buda, Cristo, Mahoma, Zoroastro y otros, predicaron o fueron cabezas de una religión; no menos hicieron, Pitágoras, Sócrates, Confucio ó Lao Tsé y los iniciadores de la antiquísima religión hindú ó Hinduismo; amén de las miles y miles, desarrolladas a lo largo y ancho de todo el mundo. Y cómo ya está claro, que nadie es poseedor de la verdad absoluta y por tanto, no puede irrogarse la exclusiva representación del Dios todo poderoso y de los dioses menores, pues es conveniente y necesario que, al formar al hombre y la mujer, explicarles sin pasiones absurdas y menos desprecios, la más ecléctica de las enseñanzas que se puedan condensar de las principales religiones que ha generado el mundo. Ello y es claro, deben impartirlo verdaderos Maestros en filosofía y no sacerdotes ó clérigos, que es claro que en vez de enseñar a sus discípulos, tratarían siempre de adoctrinarlos, cuando no de algo peor… o sea, fanatizarlos… y esto último ya ha costado bastantes ríos de sangre, a la humanidad.

Es más; si miramos con atención el momento presente y la reciente historia (sangrienta) de las religiones; acordémonos de Bosnia y otros, de la antigua Yugoslavia (Católicos, Ortodoxos y Musulmanes, a sangre y fuego); Irlanda (católicos y protestantes, a muerte). Ahora mismo; hindúes y musulmanes, que llevan más de cincuenta años matándose con cualquier pretexto religioso; los musulmanes y católicos en la isla de Timor y otras partes de Indonesia; los musulmanes y católicos en algunas islas, de Filipinas; y no hablemos de los judíos y palestinos, que llevan medio siglo matándose los unos a los otros… ¿Necesito nombrar las guerras de religión?; considero absurdo, ello, puesto que hay bastantes libros que explican, la terrible maldad humana, con la práctica de la horrible sentencia de… cree o muere.

Ya está bien, de locos y fanáticos, que en realidad lo que han pretendido siempre, es, vivir opíparamente de su oficio (que no, vocación verdaderamente religioso-filosófica)… Yo opino que el hombre / mujer, después de haber sido instruido en todo cuanto digo, es el que debe elegir lo que va a practicar y… lo que sugiero, espere a llegar a ser, verdaderamente hombre o mujer, para que simplemente… no lo manipulen… los gurús ó como dijo Cristo… falsos profetas, que por cuanto sabemos de la historia, todos han sido sangrientos y nefastos por demás, pues no han enseñado nunca… nada positivo para el ser humano. Enséñense de verdad, las verdaderas prédicas de los elegidos… pero sin… “añadirles ni quitarles nada”: el no desearás para nadie lo que no quieras para tí… sigue siendo la base de todo lo que necesita el ser humano, como religión. Lo dijo Cristo y otros muchos más y está en la verdadera Historia de las Religiones.

Realizo este artículo el mismo día en que nuestro “ilustre” Tribunal Constitucional… “al que tantas soluciones clarividentes y cuasi divinas debemos y al que le tendremos que estar eternamente agradecidos”… nos sorprende de nuevo, pontificando y dejando “religiosamente” establecido, que el matrimonio entre un hombre y una mujer (“consagrado por todas las filosofías y religiones que el hombre se ha sacado de su magín a lo largo de toda la historia que conocemos) es idéntico al que conforman la unión entre dos mujeres o dos hombres; cosa que cualquiera “medio tonto” discutirá mientras viva (no digamos los inteligentes y bien formados) puesto que la deducción es sencilla y simple… ¡¡Cómo dos cosas diferentes o desiguales pueden ser calificadas con una misma denominación!!… absurdo, más que absurdo, aberrante… ¿qué brebajes estarían tomando tan altísimos magistrados para parir esta nueva parida que traerá cola para muchos años o siglos venideros? Amén de los líos personales de todos los que se vean envueltos en estas decisiones farragosas. Y no. No se trata de restar derechos a ningún ser humano, pero “lo que no es no puede ser por muchos magistrados que lo digan y firmen”; eso es UNA UNIÓN DE IGUALES (no entro en lo sexual, puesto que allá cada cual con su cuerpo y mi respeto por las apetencias de cada cual), pero si se quiere destacar el sexo, que en otras facetas, es lo que hacen los que defienden ello, sencillamente, ESA UNIÒN DEBE DENOMINARSE COMO UNIÓN HOMOSEXUAL y punto; eso sí, con los derechos consecuentes a la unión de dos seres humanos, que como humanos es en lo que son… “iguales a los dos que conforman un matrimonio”.

Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo) www.jaen-ciudad.es

Tags: , , , , , , , , ,

Dejar Comentario