Política de verdad y no de mercenarios

jun 23rd, 2013 | By | Category: Nacional

Politicos o mercenariosLo he dicho y escrito infinidad de veces… “La política es el arte para gobernar bien a los pueblos… cargo viene de carga y eso se ha olvidado… el político tiene que olvidarse hasta un grado humano, de su panza y su bolsillo… se ha de ir a servir a y no servirse de”.

Si no es así, ocurrirá siempre lo que ha ocurrido y hoy con “nuevos velos o caras de cemento”, el hombre público será equiparado a “la mujer pública”, que ya sabemos el lugar que ocupa en la prostitución carnal; en “lo otro” es que se prostituyen hasta en “la médula”.

Mi artículo “Otra revolución que fracasa”, publicado recientemente; insertado en mis habituales sitios de debate, trae cierta “atención y opiniones”; por ello añado hoy.

El problema y ya lo he dicho en parte, en mi artículo; es la invasión de parásitos; y ello ocurre por los muchos mercenarios que contribuyen a la conquista del poder; así el jefe, necesita varios subjefes, estos otra cantidad de tercerones, estos otros cuarterones y así se va engordando el ejército, de los que no pretenden otra cosa que vivir del dinero público y saquearlo cuanto puedan; cosa que se elimina si el aparato estatal se estabiliza y establece por norma adecuada a una economía máxima.

Si no es así, ocurre lo de siempre… todo ese ejército de conquistadores del poder, tienen hijos, hermanos, padres, amigas, amigos, queridas o queridos… y todos le piden que “los coloque”; y así se llega a donde está ahora España; ahogada de parásitos. Por tanto la reevolución tiene que ser administrativa y estructurar un aparato administrativo mínimo y suficiente; y sólo elegir a los pocos que van a marcar directrices para dirigirlo, pero con las manos atadas para que no toquen dinero alguno y no puedan malversarlo; hay mecanismos para ello… lo que se necesita es voluntad y honradez.

Para ello hay que… Elegir un presidente, este que elija a sus ministros en número limitado por ley: y de director general para abajo, empleados público de carrera y sobre la base de exámenes exhaustivos, prohibido el escalar puestos en la nomenclatura; todos los empleados públicos, que sean de la escala que sean, tienen que someterse a nuevos exámenes para demostrar su capacitación. Si desde dentro de la administración quieren optar a la política, tendrán que renunciar a su puesto en esta y totalmente… nada de excedencias y copar un puesto por determinado tiempo, “o dentro o fuera” y además todo empleado público tiene que estar sujeto a la ley laboral que rige a cualquier otro empleo privado, en horarios, y todo tipo de condiciones.

Elegido el presidente nacional, el parlamento se compondría por un representante por provincia y elegido en ésta de residentes que en ella vivan todo el año; y la representación provincial elegir un representante por comarca e igualmente residente en la misma todo el año, para que sepan los problemas reales que afectan a su tierra; éstos se reúnen periódicamente con “el provincial” y plantean sus necesidades, para que éste las lleve al parlamento nacional… y no creo se necesite mucho más; puesto que las autonomías deben ser anuladas totalmente y volver a las delegaciones provinciales que el gobierno central revitalice, con “la autonomía restringida al punto más conveniente para en asuntos de menor importancia que puedan actuar con cierta libertad”. Por descontado que el senado debe ser eliminado ya, puesto que no debió existir nunca.

Los ayuntamientos, elegir al alcalde y en cada sector municipal al representante del mismo que reunidos con el alcalde discutan lo que cada sector necesita y lo que el municipio precisa globalmente; o sea lo que debe ser un parlamento con intereses fijados con lógica y donde y de verdad, los electos respondan ante sus electores.

Por grande que sea un municipio, no creo sean necesarios más de veinte representantes sectoriales para el mismo; puesto que a su vez, éstos, deben promover reuniones periódicas con los representantes vecinales, comerciales, industriales e incluso agrícolas, pesqueros, etc. O sea, formar y de verdad, lo que debe ser “una pirámide representativa y donde todos se sientan representados y oídos en sus propuestas”… si se organizara bien, considero que ni son necesarios los partidos políticos, puesto que “esa cadena de verdaderos intereses ciudadanos, los haría innecesarios”; por descontado que no cobrarían sueldos fijos ninguno de ellos, sí unas dietas por hora de asistencia a los debates que fueren y que deberán fijarse en el acta que se levantara a tal fin… “a la política se va a servir a la comunidad y el que quiera negocios más rentables, para ello existen infinidad de ellos en la legalidad imperante”.

Antonio García Fuentes  (Escritor y filósofo)  www.jaen-ciudad.es

Recomendamos:  Divorcio Pueblo Politicos  Corrupcion  No es de Pandereta

Otras recomendaciones:

 

Tags: , , , , , ,

Dejar Comentario