Otra revolución que fracasa

jun 9th, 2013 | By | Category: Cultura

Fracasan las revolucionesTodas las revoluciones de las que yo tengo noticias, han fracasado; enumerarlas no merece la pena, hay muchas; por tanto ese no debe ser el camino para llevar al hombre a mejores etapas; muchas veces ocurre todo lo contrario y como mucho, suele pasar aquello de… “quítate tú que me ponga yo y haré lo que hizo Lampedusa”.

Creímos que esta fracasada de hoy, había iniciado el camino que la llevaría a un éxito, pero no ha sido así… y quede claro que yo fui de los equivocados en ello; puesto que creí, que al no emplear la violencia; puesto que no fue disparado ni un solo tiro, ni asesinado a ninguno de los culpables… entendí (iluso) que se demostraba lo que yo tantas veces he escrito; o sea que… “revolución, no… reevolución, sí”; o sea que las revoluciones se han caracterizado por destruir todo lo establecido y empezar de nuevo “los nuevos salvadores” y en ésta a la que hoy me refiero; no destruyeron “ni una mesa de oficinista”; y unido (aparentemente el pueblo) eliminaron al gobierno, hicieron una nueva constitución y establecieron unas normas, que por lo visto no han funcionado, pese que a algunos de los culpables los metieron en la cárcel y les exigieron responsabilidades… “supongo que hoy todos están en la calle y ocuparán iguales o similares puestos a los que ocuparon”.

Me estoy refiriendo a Islandia; la que entre sus banqueros y políticos, la llevaron a la ruina, hace unos años; el pueblo se sublevó pacíficamente y tomó el poder que había delegado en ellos; pero tras muy pocos años, creo que no pasan de tres, ocurre lo que leo en prensa el día que esto escribo y que dice así.

“Islandia devuelve el poder a los partidos del colapso económico”.  Tras reinventarse, las formaciones de centro-derecha renacen de sus cenizas. El partido Independiente (derecha) y el Partido Progresista (centro-liberal)… ganan las elecciones y vuelven al poder” (ABC 28-04-2013).

Ocurre ello, en esa pequeña república cuyo bienestar y progreso, hace sólo una década, era envidiable porque habían logrado situarse entre los primeros países del mundo, logrando unos avances enormes, puesto que ni tienen ejército.

Se colocan de nuevo entre “los dos partidos de quita y pon”; los que y como en España, se conchaban para la alternancia, o mejor dicho, el reparto de las riquezas públicas y privadas a explotar; y a eternizarse en el poder; como ya ocurriera en México, que dicho sea de paso, aquel partido “eterno” ha vuelto al poder.

Ese sistema es nefasto por demás… “puesto que aparentemente son opuestos, pero sólo se ladran y no con ladridos muy estridentes, luego (reitero) lo que van es al reparto y procurando que no entre ni un tercero en discordia, para lo que ya arbitran leyes, como para que esto sea cuasi milagroso”. O sea; son las modernas dictaduras, que en vez de ejercerlas a cara de perro, un partido con un dictador; lo logran con lo que yo denominé en algunos de mis artículos… “el partido A y el partido B; que en realidad es el mismo, el que junto a quienes controlan el dinero y las finanzas; hacen cama redonda y se reparten todos los recursos nacionales y de paso obligando al indefenso pueblo, a pagar impuestos tan altos y abusivos, que los llevan a la ruina cuando no a la mendicidad; como ahora mismo ocurre en España”.

¿Por qué ocurre esto? Para mí muy sencillo; siempre llegan al poder los más avarientos, ambiciosos y con menos escrúpulos, pero con mucha más decisión que el resto (que supongo debe haberlos) de posibles candidatos a gobernar; los que si entran en sus filas, les hacen la vida imposible y tienen que irse… y si tratan de formar un nuevo partido; pues ya lo he dicho; puesto que para ello, lo primero que necesitan es mucho dinero y este… “siempre está en el poder mande quién mande”.

Para evitar esto, la solución (a mi entender) sería el que todo el aparato oficial y necesario para la buena marcha de una nación… fuese profesional y los puestos obtenidos en duras y apretadas oposiciones, sujeto ello a la misma legislación laboral que rige para el resto de trabajadores (contratación y despido); puesto que siendo así; no habría que elegir nada más que “a las primeras cabezas y a estas, darles facilidades para que se presentaran individualmente”… Así el Jefe de Gobierno una vez elegido, nombraría a sus ministros (en número legislado mediante leyes); el alcalde a sus concejales, de igual manera y el gobierno provincial, igual que el estatal… o sea “cuatro gatos”, en relación a “los ejércitos que hoy obligan a elegir”; con ello se eliminaba la principal carga que se come el dinero público… los enchufados y la enormidad de sobornos y chanchullos que existen, que también hay forma de eliminarlos, si es que se quiere… para ello, “cuentas claras, presupuestos secretos y abiertos públicamente, etc.”; y sobre todo honradez.

Pero tal y como nos hacen ir (no es que vamos, es que nos llevan) no hay solución alguna; y curiosamente es lo que nos vino a decir, aquella serie de muñecos animados; “Érase una vez, el hombre”; magnífica serie de dibujos animados, de fabricación francesa y en la que desde la prehistoria hasta las épocas actuales, nos presentaban las sociedades que había formado el hombre, pero (recuerden) que los que mandaban y dirigían, eran siempre los mismos, simplemente cambiaban de atuendo… “los que y como la famosa hidra, si se les cortaba la cabeza, volvían a brotarle más”; y en estos es que renacían sucesivamente en todas las épocas… o sea, lo que ocurre hoy y de ahí, esa lentitud en un avance verdaderamente humano y en un verdadero progreso.

Pero y a la vista está; no hay voluntad de ello y al pueblo sólo le dejan esa farsa de votar cada equis tiempo; después se apoderan del voto, hacen las componendas que precisen y conformado el gobierno, a proseguir el expolio por esos grupos que lo manejarán como ya he dicho.

Antonio García Fuentes  (Escritor y filósofo)  www.jaen-ciudad.es

Recomendamos:  Cosas de Nacciones  Que buscan?  Cambiara algo?

Otras recomendaciones:

Tags: , , , , , ,

Dejar Comentario