La península Ibérica y “sus traidores”

nov 26th, 2012 | By | Category: Cultura

La turbulenta historia de “ésta piel de toro”; nos dice que aquí se ha combatido entre “las tribus” autóctonas desde ni se sabe el remoto tiempo. Aquí se establecieron los cartagineses, romanos, árabes y algunos más, por cuanto aquí, la traición y “el venderse” al extranjero, ha sido cosa bastante practicada… hasta la visita de aquellos “cien mil hijos de San Luís”, que vinieron llamados por aquel traidor rey, que nuestra historia lo señala, nada menos que como “el rey felón” (angelito); y posteriormente y si no es por Franco y los que le siguieron; aquí se hubiese establecido el más meridional satélite de la devastadora “URSS”, puesto que aquí y digan lo que digan, los que quieren cambiar nuestra historia, la tan propagada segunda república, no “se la cargó el generalísimo”, sino los adictos al “padrecito Stalin”; los que veneraban tanto a aquel “zar rojo”, que incluso “bautizaban” a infinidad de niños españoles con el nombre del tal… “libertador”.

Las masacres que produjeron unos y otros, “los de Franco también aportaron su parte de muertos inútiles o inocentes”… llenan la sangrienta historia de estos territorios, como dudo que existan otros similares a lo largo y ancho de todo el mundo mundial… “aquí la plaga duró milenios y esperemos que no continúe”, puesto que “los cimientos de esta (dicen que nación) están tan mal consolidados que todo es posible, sencillamente por cuanto la experiencia así lo dice”.

Aquí se le suele dar “todo” al de fuera, mientras al de dentro, se le machaca sin consideración alguna y como testimonio queda ese terrible dicho de aquel súbdito, que… “prefería le sacasen un ojo, si a cambio a su odiado enemigo le sacaban los dos”; lo que demuestra “las clases de leches que aquí han abundado siempre”. Fruto todo ello del ancestral analfabetismo y el peor… “analfabestialismo”.

Aquí la convivencia, la fraternidad, el sentido patrio, siempre se ha entendido como el dominio sobre los demás… “al enemigo ni agua, es otro de los piadosos dichos de nuestro acervo cultural”.

Tras la conquista (pues esa es la verdad, fue un conquistador más) del General Franco y tras… “nuestros cuarenta años de la travesía bíblica”; al menos aquel estadista (lo fue y lo demostró con creces) deja una España bastante bien pertrechada de bienes materiales, pero y tras “otros casi cuarenta años de una nueva travesía del desierto hispano”; se demuestra que de “una grande” (libre no lo ha sido nunca) vuelven a aparecer, las “taifas califales” y los caudillillos más o menos comarcales, que como aquellos de hace un milenio, lo que quieren es establecerse dinásticamente y mantener corte propia bajo el dominio de los nuevos súbditos, que los alaben y bendigan… y además… “les agradezcan las migajas que piensan darles”.

Para entender lo que “más o menos metafóricamente escribo hoy”… hay que de verdad ser español, sentirse como tal y conocer un poco la historia de esta atormentada tierra… y estar al tanto de lo que aquí ha ocurrido, en los últimos diez años; período en que de una prosperidad que creíamos lo era… nos han llevado a la situación calamitosa de hoy y que por lo archisabida no merece la pena comentar.

Por ello y “soñador” (idiota) que es uno; me subo “a lomos de la imaginación e imagino un viaje por el espacio y en el que me encuentro al planeta Tierra”; y creo un personaje que bien documentado dice viendo este territorio.

Si un extraterrestre viniese y al divisar los mares y continentes, fijándose en esa “teta”, que es la Península Ibérica… imaginaría; esa parte debe conformar una nación unida, puesto que “es un fortín”, fácilmente defendible, tiene todos los climas de ese continente y por ello, debe ser muy rico… por tanto políticamente defendido y administrativamente bien gobernado… debe ser un país muy poderoso. Dejo a mis lectores imaginen partiendo desde este “cuento o fantasía” y luego reto a que clasifiquen a los políticos que no han logrado ello, y los dejen en el miserable lugar que les corresponde.

Y es que por una lógica aplastante, aquí sobra el nombre de España y el de Portugal; debió seguir denominándose “Hispania”, como con toda lógica la denominaron los romanos.

Lo volvió a ser en el reinado de Felipe II[1], pero “el hombre”, se empeñó en instalar su capital en el centro “de una meseta de tierras pobres”, cuando lo lógico es que la hubiese establecido, en Lisboa o Sevilla… o incluso en Barcelona o Valencia; pero indico las dos primeras, como ya grandes ciudades de entonces y como puertos importantes para el tráfico, comercio y control de las inmensas posesiones que por entonces… “pertenecieron a Hispania”; puesto que aquel “poderosísimo rey”, heredó el imperio portugués, como herencia de su madre… y del que aún, conservamos la plaza fuerte de Ceuta… que como Melilla, nunca pertenecieron a ningún sultanato musulmán… “en fin paciencia y a esperar los próximos siglos a ver que viene”.

Antonio García Fuentes  (Escritor y filósofo)  www.jaen-ciudad.es

[1] Felipe II de Austria (o Habsburgo), llamado El Prudente (Valladolid, 21 de mayo de 1527San Lorenzo de El Escorial, 13 de septiembre de 1598), fue rey de España[7] desde el 15 de enero de 1556 hasta su muerte, de Nápoles y Sicilia desde 1554 y de Portugal y los Algarves (como Felipe I) desde 1580, realizando una ansiada unión dinástica con Portugal, que duró sesenta años. Fue asimismo rey de Inglaterra, por su matrimonio con María I, entre 1554 y 1558…,  “y de medio mundo conocido”, añado yo AGF

Tags: , , , , ,

One Comment to “La península Ibérica y “sus traidores””

  1. He quedado sorprendido, con la viñeta que han colocado a mi artículo, la considero genial y felicito efusivamente al autor, al que ruego le hagan llegar mi felicitación… debiera patentarla, y además procurar que salga muchas veces en este desgraciado país… a ver si de una vez sus habitantes reflexionan; saludos cordiales.

    Antonio García Fuentes

Dejar Comentario