La “papelancia” en España

jul 7th, 2013 | By | Category: Nacional

BurocraciaLa burocracia es no sólo necesaria sino imprescindible, puesto que es la forma de organizar un Estado; pero cuando se abusa de ella como ocurre aquí, entonces se convierte en “burrocracia” (de burro) y entonces se transforma en una enfermedad costosísima, lenta en demasía y que obstaculiza todo trámite; que es todo lo contrario de una burocracia verdadera y por tanto ágil para facilitar todo cuanto necesita el administrado en el campo que sea.

He titulado “papelancia”, por la cantidad de papeles y trámites de escritos que para cualquier asunto hay que tramitar; ocurriendo muchas veces que esos papeles se eternizan en cualquier departamento y por inútiles de los que allí viven y vegetan, o por intereses o intenciones de vete a saber que calado.

Conozco el caso de que en un local comercial, hay instalado un pequeño bar que ocupa el mismo y que cuenta con unos sesenta metros cuadrados. El que explotaba el negocio lo abandona y el propietario encuentra otra persona que continúe el mismo negocio; inexplicablemente y por motivos largos de explicar, al nuevo inquilino la van poniendo obstáculos y exigiendo nuevos requisitos y cuando por fin logra abrir de nuevo al público este minúsculo negocio, ha transcurrido un año; los perjuicios ocasionados a ambos (dueño e inquilino) pueden imaginarlos, ya que visto el abuso de “la papelancia”, el local queda congelado y no produce nada más que gastos a uno y otro,

La apertura de un nuevo negocio sufre parecidos obstáculos y hay que estar dispuesto a soportarlos, pagando los cuantiosos gastos, hasta que por fin se le da el permiso de apertura; puesto que sin ese permiso municipal, ni te instalan electricidad, agua, gas, teléfono, etc.; o sea que te tienen maniatado.

Extender una nómina para un trabajador, liquidar los impuestos a pagar a la Seguridad Social y cualquier trámite oficial o administrativo, es una pequeña o gran odisea (según) y además son tan enrevesados, que has de echarte en brazos de una gestoría administrativa, las que en España son abundantísimas precisamente por ello mismo; el ciudadano de a pie, no tiene ni conocimientos ni medios para entenderse directamente con el aparato administrativo; todo ello aparte del tiempo perdido ocasiona gastos considerables.

Me comenta una persona entendida (abogado) que hay tal cúmulo de leyes obstacularizadoras, que y por ejemplo, aquí y con el establecimiento de las malditas “autonomías”, que en realidad las han dejado convertirse en diecisiete virreinatos; para trasladar una res (cabeza de ganado) desde Andalucía a las provincias vascongadas o a cualquier otra autonomía del otro extremo de la nación; hay que obtener un permiso de “circulación”, de cada uno de estos “virreinatos”, para que pueda circular el animal por los  mismos y pese a que el animal lleve consigo el reconocimiento normal y necesario del veterinario que lo ha reconocido y que certifica que la res, “goza de buena salud”.

O sea aquí está ocurriendo como ocurriera en siglos pasados y donde las aduanas, los fielatos y el pago por traspasar fronteras (entonces feudales o de señoríos con cierta independencia o fueros) era lo más normal de aquellos tiempos; donde hasta las medidas y pesos, eran diferentes de unas zonas a otras.

Más cerca en el tiempo, yo he vivido la época de la posguerra civil y he conocido “los fielatos municipales”; instalados en las entradas de las poblaciones; donde instalado (en una caseta) el recaudador municipal, muchas veces auxiliado por un guardia municipal… controlaba la entrada de incluso los campesinos u hortelanos, los que tenían que pagar un canon, por los huevos, frutas, verduras, aves y cualquier alimento que entrasen en la población; y eran épocas en que “el papeleo” oficial era mucho más llevadero e infinitamente más económico; puesto que en la dictadura se pagaban muy pocos impuestos y al menos, en lo de “la papelancia” no era tan atosigante como lo es hoy, con tanto… “progresismo y tantos ejércitos de funcionarios a los que hay que mantener y precisamente por ello mismo, tanta burrocracia, que es una forma de recaudar dinero de la forma que sea”.

Los modernos “progresistas” han prometido en múltiples ocasiones, el que van a aligerar tanta y absurda tramitación de papeles para cualquier cosa; incluso hablaron de “ventanilla única”, donde el contribuyente pudiera solucionar todos los trámites que le exige el Estado en sus diferentes estamentos; pero todo ello hasta hoy es una de tantas promesas que han quedado incumplidas.

Y no es sólo el “desgraciado súbdito de a pie”; es que las empresas que negocian en todo el Estado español, vienen presionando para que se simplifiquen los trámites, puesto que les ocasionan ingentes gastos, molestias y sobre todo una pérdida de tiempo absurdo. ¿Qué va a ocurrir aquí en el futuro? Me temo que más de lo mismo, aquí para lo único que hay siempre prisa es para sacar dinero rápido y cuanto más mejor, al indefenso contribuyente, al que dicho sea de paso le han encarecido enormemente hasta los trámites judiciales, pese a que la constitución vigente, dice que… “tenemos derecho a la justicia gratuita”.

Sí… “España sigue siendo diferente… para desgracia de los españoles  y de quienes aquí se establezcan para emprender cualquier tipo de negocios, que en otros países, se instalan con infinitamente muchos menos requisitos que aquí”.

Antonio García Fuentes  (Escritor y filósofo)  www.jaen-ciudad.es
Otras recomendaciones:

Tags: , ,

Dejar Comentario