La lucha por la vida

dic 1st, 2013 | By | Category: Cultura

Lucha por la vidaEntiendo “la lucha por la vida”, el continuo superar obstáculos del ser humano, el que desde que nace hasta que muere, se desenvuelve en ese cotidiano superar obstáculos (infinitos obstáculos) que muchos superan y otros no, por cuanto sucumben o se rinden, e incluso no lo intentan, cerrándose en ese triste y tétrico estado de que… “ya nada se puede hacer” y hay que huir o evadirse del problema, de las infinitas formas en que ese ser humano sabe o puede; generalmente echándole la culpa de sus desgracias, a los hombres o a los dioses.

Entiendo que ese es el sino (nuestro sino) y que transcurre desde esos dos puntos infinitos y misteriosos, que significan los dos extremos de una vida… “de dónde vine y hacia dónde voy”. Se necesita mucha fuerza de voluntad para continuar en esa lucha, la que afecta a todos, sin importar raza, país, estado económico o social… o de la salud de que se dispone… “triste o no, es la vida y hay que superarse”.

o he pasado por muchos estados así y hasta hoy los superé; si bien ahora mismo sufro otro de “miedos”; y ni es por falta de salud, ni de medios económicos; espero superarlo como hasta aquí he hecho y es lo que deseo para todo aquel que lea “esto” y esté pasando por algún estado de incertidumbre, zozobras o miedos, que nunca faltan en la vida… “al menos en la vida del que piensa y medita”.

Como de siempre he vivido inmerso en la sociedad que me rodea y nunca me he aislado; vivo las inquietudes y miedos que hoy asolan a la mayoría de esa sociedad que me rodea (y la más lejana igualmente intuyo le ocurre igual) y la que compuesta hoy, por inmensas cantidades de individuos inmaduros y criados, cuasi como “los animales de granja”; donde y desde que nacieron reciben más de lo suficiente y nunca tuvieron las carencias que sí que tuvimos la mayoría de viejos y ancianos que aún vivimos en España; quiero comentar algunos cosas que creo interesantes y aleccionadoras.

En mis tiempos de niño, la situación era tan atroz, que muchos de los nacidos en una época que sitúo entre 1931 y 1952 (inicio de la fatídica II República que desembocó en la terrible guerra civil y la consiguiente devastación de España)… aquellos nacidos entonces, en mayoría no tuvimos ni escuela primaria; y los que sobrevivimos (hubo muchos cientos de miles que murieron como hoy siguen muriendo en otros países que han sufrido o sufren similares calamidades) tuvimos que hacer frente a la vida; empujados por… simplemente el sobrevivir.

Así, muchos niños y niñas, tuvimos que entrar a trabajar allí donde nos admitieron, muchos simplemente por poder “comer caliente” y tener un lecho donde dormir “abrigados”; nuestros padres… mejor dicho, nuestras madres (la mujer en estos casos es la piedra angular de la familia y mucho más que el padre)… muchas de ellas viudas por los desastres de la guerra y la posterior pos guerra; rogando o incluso mendigando, procuraban “colocar” a sus vástagos en un lugar donde aprendieran un oficio y… “se hicieran hombres/mujeres de provecho”; palabras hoy olvidadas, pero que aquellas madres siempre presentaban como principio de vida… “que fuésemos útiles a la sociedad y huyésemos de todo tipo de delincuencia o vicio”; por mi parte nunca pude pagar a mi madre y a mi abuela, tales desvelos y consejos; puesto que fue gracias a ellas el cómo llegué a donde “llegase”… e incluso escribir lo que hoy escribo.

¿Qué ocurre hoy? Desaparecieron los infinitos talleres, comercios y lugares, donde aquellos niños, “sin oficio ni beneficio”, nos enrolaron para sobre la base de aguantar todo lo que un aprendiz tiene que aguantar en el aprendizaje… por otra parte nada anormal, puesto que hasta Miguel Ángel, Leonardo da Vinci y tantos otros; empezaron como “despreciables aprendices”, en talleres dónde empezaron a enriquecer su saber, para luego llegar a las alturas en que infinidad de ellos llegaron.

El denominado progreso “moderno” (que no lo es) quiso políticamente asumir toda la enseñanza y toda la preparación del ser humano… y a la vista está que fracasó totalmente.

Hoy nos encontramos con una sociedad de niños, jóvenes y ya muchos adultos “en demasía”; que digan lo que digan y nos lo quieran inculcar de la forma que quieran… son generaciones fracasadas y que no han aprendido apenas nada que le sea de utilidad, ni a ellos y mucho menos a la sociedad donde van a desenvolverse si es que no sucumben.

Todos o en mayoría se han concienciado que… “son dependientes del papá Estado”, que no es padre sino padrastro y de la peor clase y condición; puesto que y a la vista está… ¿Qué hizo y qué hace para encauzar a los que dijo tutelar? Nada.

Los políticos que manejan los bienes públicos, se han limitado a explotar los bienes acumulados, arruinarlo todo y oficios incluidos; puesto que muchos de aquellos profesionales, artesanos y artistas, o desaparecieron y ya son irrecuperables sus oficios, o van muriendo poco a poco, por cuanto hasta le vedaron el tener aprendices para que continuaran ese múltiple saber que sólo tiene continuidad, si el ser humano entra en el aprendizaje en esa edad en que es… “una esponja modelable”.

¿Qué hay hoy? Simplemente mire a su alrededor, observe a esas muchedumbres de desorientados, cuando no muchos de ellos cuasi ya destruidos y sumergidos “en caminos sin retorno”; y piense el porvenir que tienen… mejor dicho, el porvenir que les espera en una sociedad de inmaduros que es lo que hoy hay.

La decadencia actual no es que de miedo… es que aterroriza; puesto que… ¿Qué vástagos van a engendrar lo que hoy están en edad de ello y que les van a enseñar en las situaciones actuales?… ¿Sólo a apretar botones para servir al moderno “amo” y señor de todos los recursos del Globo? ¡¡Menudo porvenir les espera!!

Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo) www.jaen-ciudad.es

Recomendaciones: Pensar NO Prestigia  Que Pretenden  Un Dia Cuaalquiera  

Otras recomendaciones:

 

Tags: , , , , , , , ,

Dejar Comentario