La deshidratación de los mayores

ene 7th, 2014 | By | Category: Bienestar y Salud

DeshidratacionHemos recibido el artículo que sigue y creemos necesaria su reproducción por el interés que tiene para muchos de nuestros lectores. La deshidratación de los mayores se convierte en un problema grave en verano

 

 

http://www.onmeda.es/noticias_salud/noticias/la_deshidrataci%C3%B3n_de_los_mayores_se_convierte_en_un_problema_grave_en_verano-1347.html

La mortalidad en personas mayores de 75 años aumenta un 20,1% por cada grado en que la temperatura máxima diaria supera los 36,5º C.

La deshidratación de las personas mayores es un problema grave que empeora en los meses de más calor. Esto es debido a la disminución de la sensación de sed asociada con la edad, a los problemas de movilidad o a la presencia de otras enfermedades que pueden hacer que las personas con más edad beban menos de lo necesario. Así lo advierte la Fundación EdadyVida que ha puesto en marcha una campaña para concienciar sobre la importancia de una correcta hidratación y prevenir estados de deshidratación en las personas de más edad.

Los síntomas principales de deshidratación son, entre otros, sed, sequedad de mucosas y piel, disminución de la orina, estreñimiento y, en casos más graves, pérdida brusca de peso, orina oscura y concentrada, somnolencia, cefalea y fatiga extrema. Para prevenir se recomienda cumplir con los requerimientos mínimos de hidratación y la ingesta de bebidas con sales minerales que puedan ser necesarias para las personas mayores. Los principales consejos para este colectivo son los siguientes:

  • Beber diariamente entre 6 y 8 vasos de líquidos (agua, zumos, lácteos e infusiones) y consumir ciertos alimentos con alto contenido en agua que pueden ayudar a mantener un adecuado nivel de hidratación como frutas y verduras, en especial melón, sandía, fresa, pomelo, uva, naranja, zanahoria o pepino.
  • No esperar a tener sed para beber, porque esta suele manifestarse cuando existe ya cierto grado de deshidratación. Con la edad, además, disminuye la sensación de sed.
  • Beber líquidos de forma gradual, mayor cantidad por la mañana y a media tarde, para disminuir la frecuencia de micciones nocturnas. La temperatura del líquido debe estar entre 11ºC y 14ºC.
  • Es aconsejable beber entre 1 y 2 vasos de agua al levantarse, ya que puede ayudar a la movilidad intestinal.
  • Deben evitarse las comidas copiosas. En cada comida principal se aconseja tomar un vaso de agua ya que facilita la ingesta de sólidos. Se deben evitar cantidades superiores porque producen saciedad por llenado gástrico.
  • Las bebidas con sales minerales contribuyen a asegurar una buena hidratación y los distintos sabores facilitan la ingesta y un adecuado aporte de líquidos.
  • Ante el calor y la humedad ambiental elevados, se debe beber más cantidad de líquidos al día.
  • El médico deberá conocer los problemas de deglución, los cambios de dieta y la utilización de ciertos medicamentos (diuréticos, laxantes, etc.) de cara a ajustar las recomendaciones específicas de hidratación.
  • Sólo se reducirá la ingesta de líquidos por indicación del médico.
  • Consultar al médico si se presenta insuficiencia cardíaca, renal, hepática, etc.
  • En materia de nutrición y salud es importante recomendar una dieta variada, moderada y equilibrada, así como un estilo de vida activo y saludable.

Golpe de calor

Según los resultados de un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la mortalidad en personas mayores de 75 años aumenta un 20,1% por cada grado en que la temperatura máxima diaria supera los 36,5º C.

Así, la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (AIFiCC), también recuerda la importancia de beber bastante agua en los días que hace mucho calor, aunque no se tenga sed, protegerse de la exposición directa del sol, evitar realizar ejercicio físico entre las 12.00 del mediodía y las 16.00 de la tarde, permanecer en lugares frescos, usar protección solar alta y vestir con ropa ligera y clara, gorras y gafas de sol.

Ante la presentación de un golpe de calor, la Asociación aconseja llevar a la persona a un lugar fresco, aflojarle la ropa y, de resultar necesario, enfriarlo rápidamente con un baño de agua tibia, no muy fría para evitar bajar la temperatura corporal bruscamente. Además, recomienda ofrecer a la persona afectada agua a pequeños sorbos y, en ningún caso, suministrarle medicamentos. Fuentes: Onmeda

Recomendamos: Caminar y Bailar  Alimentacion Acida&Alcalina  Vivir Mejor

Otras recomendaciones:

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dejar Comentario