Hubo un tiempo… “hace ya mucho tiempo”

dic 3rd, 2013 | By | Category: Nacional

España hace tiempoHubo un tiempo en España, en que se “regalaron” miles y miles (muchos miles) de solares, a familias sin hogar, y además se les garantizaban unas cantidades substanciosas para la compra de materiales de construcción; y así se hicieron otras tantas casas, o casitas familiares; cuyas familias “y allegados o amigos”; tenían que aportar sólo la mano de obra y poco más. Aquellos solares los entregaban los ayuntamientos, diputaciones o gobierno central.

Además, aquellas viviendas gozaban de exenciones de impuestos, de hasta el noventa por ciento, durante veinte años.

También “hubo un tiempo” (mucho más tiempo) en que se promocionaron millones de viviendas, denominadas… “De Protección del Estado” (o viviendas protegidas) las que igualmente, eran dotadas de las mismas exenciones y muchas de ellas, con dinero a fondo perdido; y dotadas además con préstamos a largo plazo, para que cualquier familia, en la que sólo trabajaba “el cabeza de familia”, ayudado por el cónyuge que en casa quedaba ahorrando lo que podía; pudiesen pagar aquellas hipotecas, en diez, doce o quince años (estas menos abundantes). Igualmente estos bienes “raíces”, estaban exentos del noventa por ciento de todo tipo de impuestos, incluso en los relativos a “transmisiones patrimoniales” en su primera escritura; por ello apenas se pagaba nada, puesto que al igual que las anteriores, estuvieron exentas durante veinte años.

Hubo un tiempo… en que a grandes latifundistas, se les expropiaron tierras y con ellas, debidamente parceladas, fueron entregadas a familias de campesinos sin tierra, para que con ello empezaran a ser propietarios y explotando sus propias tierras. Fueron la gran cantidad de nuevos pueblos o… “poblados de colonización”; muchos de los cuales tenían más habitantes que muchos municipios de “la vieja España”.

A aquellos “campesinos pobres” (la mayoría braceros del campo) se les construyeron pueblos muy bien dotados y donde no faltaban las instalaciones mas necesarias y actualizadas a su época; y que iban desde la escuela, a la iglesia, pavimentado de calles, agua potable, etc.

También se les entregaban los animales imprescindibles y los aperos de labranza; y ahí siguen esos pueblos por lo que muchos de sus habitantes, que aún viven desde aquella época, pueden contar todo con un detalle del que yo no puedo darlo todo, por cuanto no lo sé y no quiero investigarlo.

Hubo un tiempo, también, en que cualquiera podía abrir un negocio y en cualquier lugar, mínimamente “acondicionado”; por lo que muchos negocios empezaron en portales, habitaciones que daban una ventana a la calle (la que se convirtió en puerta) e incluso en el hueco de las escaleras hubo negocio, que allí empezó a echar raíces y luego se hizo grande. Más aún, hay quien empezó en una esquina a la intemperie, con un hornillo haciendo churros y “papas fritas” y luego, llegó a exportar a provincias limítrofes, sus fabricados, ya instalados en naves industriales.

Hubo un tiempo en que “la papelancia oficial”, era mínima, los impuestos también lo eran, las exigencias oficiales eran muy llevaderas; y por ello, cualquiera con “unas pocas ideas” y la decisión necesaria, emprendía negocios que llegaron a grados inimaginables; destacando entre ellos… “aquellos motores, camiones y tractores Barreiros”; cuya historia en España y pienso que en toda Europa, es similar a la de “Herry Ford” en Norteamérica.

Hubo tiempos en que se fomentó el cooperativismo, también con una serie de ventajas y exenciones, que se pueden constatar y que aún hoy, existen cantidades enormes de cooperativas que funcionan y funcionan bien; las que en principio, fueron constituidas, para que los pequeños propietarios se agrupasen y así pudiesen defenderse de los “grandes explotadores”, que siempre han existido.

Hubo un tiempo en que el crédito oficial, llegaba casi a todo el mundo, “que reuniese los mínimos requisitos que para ello se pedían” (no discuto si hubo privilegios y enchufados al mismo, por cuanto ello también existió, si bien no como hoy) y por ello el dinero circulaba en abundancia creando riqueza, puesto que también…

Hubo un tiempo en que el ahorro… el verdadero ahorro español, que es siempre el de la clase trabajadora y la masa de habitantes, de poco poder adquisitivo… ese ahorro, que era bien remunerado y garantizado por el Estado, permitió lo que antes digo de la gran circulación del dinero español por todos los canales productivos.

Hubo un tiempo, en que los bancos y cajas de ahorros, estaban tan bien controlados, que no se podían mover del buen control a que eran sometidos; puesto que era bueno “tenerlos bien controlados”, para que no hicieran lo que luego han hecho.

De “esos tiempos” nadie quiera hablar hoy y mucho menos los que nos manejan políticamente; puesto que a lo sumo lo que difunden son los “otros malos tiempos”, que también los hubo, pero antes de estos “otros tiempos de los que hoy hablo”; y que sí… si no los han adivinado, se los recuerdo yo… “gobernaban los gobiernos de Franco”; que sí… que sí… que hicieron cosas malas, pero también MUCHA BUENAS.

¿Qué yo siento añoranza de ello? No en el grado “idiota” que quienes me van a criticar, dirán; pero y resumiendo… ¡Ni Franco… ni estos inútiles que nos han arruinado! Puesto que es de risa… “Los que más publicidad le han hecho a Franco, han sido los que lo heredaron y saquearon su herencia y de paso las nuestras, por lo que y desde el otro mundo… Franco… estará muerto… pero de risa”.

Antonio García Fuentes  (Escritor y filósofo)  www.jaen-ciudad.es

Recomendamos: Hablar Menos  Amargo Pan Nuestro  Desahuciados?

Otras recomendaciones:

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Dejar Comentario