Escribir con independencia

oct 24th, 2012 | By | Category: Opinion

Lo mismo que el ser humano no puede ser objetivo, puesto que al ser sujeto, siempre será “subjetivo”; tampoco puede ser libre y por cuanto su propia constitución llena de miedos, le obligará siempre a “no atreverse a realizar lo que pensó”… por igual razón la independencia en escribir (o hablar) está sujeta a esos mismos “contrapesos”, que conllevan la existencia de este animal humano, el que (dicen) se rige por su “libre albedrío”; cosa discutible por demás y por cuanto queda dicho.

Puede ser que sea cierto (me inclino por ello) lo que ya hace siglos afirmara aquel monje rebelde y que conocemos en la historia del hombre como… Martín Lutero, el que dicen que afirmó que… “los hombres son como marionetas cuyos hilos maneja Dios”… Si es así, el que “una fuerza inconmensurable nos dirige y maneja”, la libertad del hombre es… muy limitada y pese a lo que podamos hacer o realizar.

Pero dentro de esos límites, la libertad del ser humano es enorme y precisamente por ello, los que en realidad son temerosos de esa libertad, la coartan cuanto pueden (algunos llegan incluso a matar u ordenar matar por ello) y en general para criticar (algunos tratan de destruir) la libertad que otros demuestran, les asignan siempre “un padrino”… mejor dicho, un grupo como padrino, puesto que entre los otros máximos temores del ser humano es la soledad. De ahí que el criticado, jamás pueda imaginar que el que critica es ante todo un individuo, que dentro de su individualismo piensa por sí mismo y que por tanto ya es “un solitario”; pero que pese a ello dice lo que piensa, se atreve a escribirlo y lo lanza a la opinión pública… “reiterando por si no se me ha entendido, el que nunca se dice y menos se escribe todo lo que se piensa”; por lo que al otro mundo ese pensador verdadero, se llevará un gran bagaje al… “reino de los dioses o de los cielos”, como mejor le plazca al que esto lea.

No sé lo que ocurrirá en otros países, donde y como ahora en España (cosa que aquí ha brillado por su ausencia en la mayor parte de su historia) se puede hablar y escribir todo lo que a uno le plazca… pero basado en una realidad demostrable y sin rozar las leyes que existen, puesto que… “los inquisidores” (siempre abundantes en esta inquisitorial España) gozarían lo indecible, si te agarran en un fallo y te pueden “emplumar” y además sacarte todo el dinero que puedan… y más; pues ya digo y reitero, se teme muchísimo a “la libertad del otro” y mucho más la temen, los que ocupan cargos públicos, sean políticos, religiosos o económicos… “puesto que los poderes y más los grandes, generalmente están sostenidos por fangos bastante enfangados y donde la claridad de miras y fines son bastante discutibles”; es por lo que “el mundo no llega a tener una estabilidad infinitamente mejor que lo que tenemos que soportar”.

Quienes hace tiempo que me siguen en mis escritos y antes charlas por radio; se pueden preguntar… “a dónde irá esto hoy con tantos rodeos y tantos preámbulos, qué es lo que querrá decir hoy y que es lo que no se atreverá a decir”. Para mí es por lo siguiente.

Estoy hasta… “los cojoncios”, de que según el artículo que escriba, se me tache de… “facha, nazi, derechas, izquierdas, ateo, practicante de determinada religión o filosofía; amén de capitalista y yo que sé” (son ya tantos calificativos) que a algunos les he tenido que decir que yo sólo soy… “angarfuentista”, partido fundado por mí, del que soy el presidente… botones de la oficina, único socio y además tengo cerrado la admisión de nuevos partidarios… y que milito en política, pero en el lugar más incómodo, cual es… “la oposición de la oposición”… o sea y mucho más claro para “los duros de mollera”… “que ni estoy (ni estuve) conforme conmigo mismo y por tanto soy con él que más discuto”; es más… un día, no sé si cabreado o ya con cierta desesperación, hasta hice un poema… que anda por ahí en la red y con el que creí identificarme, puesto que luego y pasado el tiempo le añadí un “algo más” y es lo que sigue.

EL GRITO MÁXIMO: ¡Dejadme! / Dejadme, dejadme; / aunque seáis poderosos, / aún cuando seáis dioses. / Dejadme. / Yo buscaré mi choza; /  yo buscaré mi agua; /  yo Buscaré… mi pan. / Dejadme mi libertad… /  dejadme mi hambre. /  ¡Mi hambre es mía… /   y en ella mando yo! –

Después le añadí el siguiente apéndice: “Mientras el ser humano no piense y obre así; será un esclavo… peor aún, será un esclavo de sí mismo”.

Tras estas “confesiones”, cualquiera medio inteligente ya sabe, “algo” de lo que pienso; así es que dejen de buscarme “casillero”, que yo no soy fácil de “encasillar”: y aunque me firmo como escritor (por que escribo como sé hacerlo) y filósofo, por cuanto pienso bastante y defino como puedo; pero en realidad tampoco estoy seguro de serlo: por tanto lean o no lean, pero déjense de… “chuminadas”: muchas gracias.

Antonio García Fuentes  (Escritor y filósofo) www.jaen-ciudad.es

Tags: , , ,

Dejar Comentario