El que no se conforma es porque no quiere

jul 5th, 2013 | By | Category: Cultura

El que no se conformaTitulo con una frase de la sabiduría popular, que casa con aquella otra del pesimista y el optimista; el primero veía la botella medio vacía y el otro sin embargo la veía medio llena, disfrutando ya del futuro gozo de degustar el vino que aún quedaba en la botella. En resumen, que es la filosofía del conformismo, o sea; el conformarse con lo que hay y tratar de sacarle el mayor partido; lo que dista mucho de la resignación del impotente y el que se cierra en el pesimismo, del que… “ya no hay nada que hacer”.
Por tanto distingamos del pesimista o derrotista, del conformista y que filosóficamente sabe lo que tiene o de lo que dispone y se dispone a administrarlo o disfrutarlo y mañana… “Dios dará”; puesto que el conformismo, es (debe ser) una simple plataforma para avanzar desde la misma, hacia “conformismos” mejores; puesto que como aquí en esta Tierra, no existe la felicidad completa; los conformismos filosóficos acompañarán al inteligente a todo lo largo de su vida… y se sentirá poseedor de cierta pseudo felicidad por cuanto la plena ni existe, ni en realidad conocemos y menos intuimos en qué pueda consistir; de ahí lo de la esperanza y el saber no perderla; puesto que hasta el bíblico Job no la perdió; y religiosamente es el símbolo de la paciencia humana.
Digo cuanto antecede, por cuanto acabo de leer un artículo, en el que se afirma, el que… “España se encuentra entre los diez países en los que de verdad merece la pena vivir”… y ello lo avalan, nada menos que investigadores que han analizado a fondo los pros y contras de todos los países del mundo y que son, pertenecientes a la Universidad de Harvard; que como sabemos es de las más prestigiosas del mundo. Lo publica “El Confidencial” del 30-04-2013)
Y es sorprendente todos los datos y hechos que se valoran en ese análisis exhaustivo; donde lo tan cacareado del producto interior bruto (PIB) (riqueza material) no es lo más importante; aunque y como afirmara aquel dramaturgo español y Premio Nobel, D. Jacinto Benavente (creador de la famosa obra “Los intereses creados”) el que afirmó… “El dinero no da la felicidad… pero ayuda mucho a conseguirla”; más o menos puesto que estoy citando de memoria.
En las valoraciones que da la citada investigación, van desde la pureza del agua que bebemos, hasta la recogida de basuras; desde la sanidad y medicina, hasta el cuido del medio ambiente y las libertades individuales.
En lo que respecta a España, el resumen que dan es el siguiente. “Nuestro país parece marcado por la paradoja si atendemos a los puestos en los que aparece en dicho ranking. España se encuentra en el puesto número 10 de la lista global, por debajo de Suecia, Reino Unido, Suiza, Canadá, Alemania, Estados Unidos, Australia, Japón y Francia que, en este orden, encabezan el listado. España sobresale en lo que concierne a la calidad del aire, el agua y la sanidad, con un quinto puesto, pero se sitúa muy por debajo en la sostenibilidad del ecosistema, en el lugar número 41 de la lista, algo que comparte con otros países industrializados”.
Claro que decir esto a los que han perdido el empleo, vivienda; están llenos de deudas y no ven horizontes a corto plazo… es un sinsentido, pero…?
Al final de todo ello, yo entiendo que los que mejor viven ya en este exprimido, podrido, contaminado, corrompido y destruido planeta… son los que menos tienen, pero los que menos necesitan… ya son pocos y cada vez quedan menos, puesto que los van eliminando, invadiéndolos y en esa invasión les inoculan, todos esos venenos que indico al principio de este párrafo.
¿Y quiénes son estos privilegiados? Ya lo he escrito en bastantes artículos y me reitero afirmándome cada vez más en ello.
En primer lugar, son aquellas tribus que aún pueden vivir en lo intrincado de las selvas vírgenes que aún quedan y que adaptados a la naturaleza en que vinieron a nacer; se adaptaron a ella, viven y dejan vivir su entorno en una armonía que no se rompería jamás de seguir con ella.
En segundo lugar, los que si bien avanzaron en “eso” que se dice y nos dicen es “la civilización”; se detuvieron en un tiempo y siguen viviendo con la armonía que decidieron en su momento y se mantienen en sus costumbres ancestrales, no renunciando a lo principal de ellas.
Y en tercer lugar; todos los “civilizados” que saben adaptarse a ese conformismo filosófico y que ya sintetizaron magníficamente los sabios griegos, con estas frases, que debieran estar insertas y en letras grandes, en todas las escuelas y lugares públicos, para estudio y meditación del inteligente, puesto que dicen nada más y nada menos que… “Nada en exceso… y… Conócete a ti mismo”.
Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo) www.jaen-ciudad.es
Otras recomendaciones:

Tags: , , ,

Dejar Comentario