El Niño, el buey, el burro… y el Papa

dic 5th, 2012 | By | Category: Cultura

Ante todo mi mayor respeto por la obra de muchos de los papas católicos, los que como éste, “hoy reinante”; nunca han predicado la violencia, la destrucción, y tantas y tantas cosas que de siempre asolan al mundo y hoy más… “puesto que hay muchos más medios para destruirlo todo”; por tanto “sólo ese detalle”, ya es digno de la máxima valoración para quién dirige una de las dos mayores religiones de… “éste pobre mundo”; el que le hagan caso o no… no es culpa suya.

Escribo el mismo día en que se pone a la venta el tercer libro que ha dedicado a Cristo; o mejor dicho a lo que aquí conocemos como… “El Niño Dios”; y según se ha publicad, entre las “renovaciones que el Papa dicta”, una de ellas es el afirmar que en el establo, pesebre o cuadra, en que la tradición dice que naciera Cristo… “ni había buey, ni tampoco burro”, desconozco si al final será dicho el que tampoco estuvieron allí, los magos o reyes de oriente. Por lo del burro y el buey, ya hay polémica puesto que toca los ancestros del “belén de siempre” y que en mi país, es algo tan tradicional, que cuesta trabajo el pensar siquiera en que vaya a desaparecer.

¿Pero qué importa todo ello para la gran herencia que nos dejara ese Cristo, el que según se afirma (Él no escribió nada, que se sepa) es el autor del considerado como… “el mejor discurso de todos los tiempos”… O sea, el denominado “Sermón del Monte o la Montaña”, el que se encuentra en cualquier Biblia cristiana y en el Evangelio de San Mateo; el mismo es tan completo que a mi entender… lo abarca todo; todo lo que el ser humano necesita para llegar a un grado de paz y felicidad, nunca alcanzada… “lo preocupante de ese sermón es que aún está por ser practicado”; puesto que en el mismo pide tanto, que es dificilísimo atreverse a decir… “soy cristiano”.

Curiosamente datos históricos sobre esta gran figura hay pocos; quizá el primero de ellos, lo recoja Tácito, en su libro Anales, el que escrito muchas décadas después, no le de mucha importancia al hecho… “pero lo recoge”; por tanto algo influiría aquel movimiento en el omnipotente Imperio Romano, para que un historiador y de la aristocracia del mismo, recogiera el hecho aún de pasada.

Se desprende por “lo que se sabe”, que las primeras épocas de aquella nueva religión, fueron bastante obscuras y por cuanto sus practicantes, no eran precisamente los más ricos o acomodados y menos aún, los que pertenecieran a la aristocracia de sangre, o el dinero… del imperio… “eso llegaría después… mucho después”; por tanto de todo ello se derivarían discusiones enormes e incluso luchas intestinas, donde no faltaría incluso el derramamiento de sangre.

Por todo ello, fueron seleccionados cuatro historias (Evangelios) y desechados… “medio centenar más”; aún así… ¿Cuántas sectas existen hoy cuya cabeza es Cristo y su cristianismo y quién de verdad sigue sus enseñanzas? Que cada cual analice ello y opine, puesto que hay para opinar… “las discusiones siguen entre todas esas ramas del Cristianismo”.

¿Qué importancia tiene el lugar y el sitio donde naciera Jesús? Pienso sinceramente que poca o ninguna… y al escribir ello me acuerdo de la anécdota que protagoniza Franklin cuando presenciando la elevación de un globo aerostático, un espectador dice dirigiéndose a tan afamado inventor… “¿Y para qué sirve eso?” y a lo que el sabio respondió de inmediato… “¿Y para qué sirve un recién nacido?”… siglos después, un norteamericano “pisa la Luna”… Pero los vuelos espaciales, empezaron precisamente en la época en que Franklin dijo aquello.

Por otra parte… “el denominado belén o portal de Belén”, no existió siempre y según he leído, es San Francisco de Asís (gran cristiano, dicho sea de paso), el que nada menos que en el primer cuarto del S XIII (1200-1225) tiene una inspiración e inicia la tradición del portal de belén y la venida de los reyes magos; lo que a mi entender no perjudica en nada al mensaje cristiano, sino que le añade unas alegorías para mentes sencillas o de niños… que pasada esa época, pueden (o no) seguir teniendo atracción por la misma… o buscar… “esencias mejores”, como la que digo del Sermón del Monte, que es… “la Constitución del Cristianismo”.

En la religión como en cualquier otra enseñanza, siempre se empieza por “las primeras letras” y por ejemplo… “Einstein mucho antes de llegar a su gran sabiduría… seguro que en las matemáticas, empezaría como todos empezamos… “una y una, dos… dos y dos, cuatro… dos por tres, seis; y así hasta donde cada cual y con su capacidad pueda llegar.

Por tanto lo que ha escrito el Papa Benedicto, no va a acabar con el portal de belén, sus reyes y pastores, sus cánticos navideños etc., etc.; Lo que a mi leal saber y entender, lo que el Papa tratará (supongo) es de ir avanzando para quitar apéndices innecesarios para ir dejando… “limpio y nítido lo que en realidad predicara el fundador del Cristianismo”… si es así, deseo sinceramente que Dios le ayude.

Por mi parte (“y como aprendiz de cristiano”) yo hoy aporto dos reflexiones. Pronto llegará una nueva Navidad… “con sus absurdos derroches”.

La soledad y el poder: “El poder es una de las soledades más desoladas que puede padecer el hombre, ya que sus argollas son de oro o platino, pero al fin y al cabo, son metales que lo atenazan y terminan por ahogarlo en una infelicidad, que ni la padecen los perros con un mal amo”.

Alimentos del alma y del cuerpo: En el interior de nuestro yo… se encuentran nuestros mejores alimentos; también los peores venenos que podemos emplear incluso contra nosotros mismos; por tanto conviene buscar en esas inmensidades lo mejor de nosotros… cuesta esfuerzo (mucho) pero si se persiste se encuentran. En cuanto a los alimentos que necesita nuestro cuerpo… “se encuentran con gran facilidad”, puesto que abundan el agua, los hidratos de carbono, las proteínas y vitaminas, las grasas y todo lo demás… “una sardina es mucho mejor alimento, que el pescado de más alto precio”… y así es todo.

Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo) www.jaen-ciudad.es

Tags: , , , ,

Dejar Comentario