El fraude fiscal… ¿pero quién defrauda más?

jun 5th, 2013 | By | Category: Economia

Fraude FiscalSe nos está amenazando constantemente sobre lo que se nos presenta como una plaga (que no dudo lo sea) y que lleva el nombre de “fraude fiscal”. Los gobernantes implacablemente y tratando de demostrarnos que llevan razón, “nos bombardean”, haciéndonos “los únicos culpables” de que las cuentas del Estado no vayan o marchen bien, achacando ello al fraude del contribuyente… ¿pero qué contribuyente es el culpable o más culpable… la masa de indefensos que tienen que pagar todo o casi todo? Veamos, pensemos y analicemos realidades palpables.

Leo en una revista de máxima audiencia en mi país1 el que en España se estima que hay un 22,5%; de fraude fiscal; pero que incluso en Suiza que es el de menor porcentaje, existe el 8,5% en Estados Unidos (USA) el 8,6; en Alemania el 16%; Grecia el 27,5%, Brasil el 39,9%, Bolivia el 66%. No dan más detalles, pero es de imaginar, que en todo el mundo existe ese fraude y que en conjunto debe ser enorme, puesto que lo dicen las cifras de dinero depositado en los denominados paraísos fiscales y donde ahora mismo, es donde está la mayor cuantía de dinero que “domina al mundo”… y a estos lugares sólo para privilegiados, no llega el fraude del pueblo, el que en mayoría lo realiza por pura necesidad de supervivencia y debido a los altísimos impuestos que le hacen pagar los que dicen gobernarlos; así pues no es el pueblo el que defrauda mayormente y si lo hace es en una autodefensa, que mirándose fielmente, es que lo tiene que realizar por pura necesidad.

Pero quienes defraudan mucho más y arruinan las economías de sus países no son el común del pueblo, que poco margen le dan para ello. Y al decir pueblo, entiendan todo lo que hay por debajo de las grandes corporaciones multinacionales o nacionales, incluidos todos los aparatos estatales, los que ejerciendo una “patente de corso”, hacen lo que mejor les viene en gana e incluso imponiendo leyes abusivas, que si bien dicen ser legales, pero analizadas a fondo distan mucho de ello.

Los que más defraudan son los aparatos estatales u oficiales; los que gastan y malgastan sin tino, manteniendo unos aparatos costosísimos y cargados de parásitos y pese a que se les haga saber denunciándolo todo aquel que sabe y puede, puesto que en algunos casos, ello puede llegar a ser peligro incluso de muerte… los que dicen gobernar, siguen en sus derroches y malgastos y empecinándose en culpar al que menos culpa tiene.

¿Cuántos de esos que gritan lo del fraude fiscal están defraudando en grandes cantidades directa o indirectamente? Nos asombraríamos si llegásemos a saber los capitales evadidos de muchos de ellos y el origen de los mismos; pero es claro, ello está tapado y bien tapado y apenas nos enteramos de algunos flecos, pero de vez en cuando, salen noticias como la que ha surgido en estos días en que escribo… y es que el matrimonio que ha gobernado Argentina en estos últimos años, le acusan de haber evadido nada menos que cincuenta millones de dólares o euros, mientras allí la mayor parte del pueblo vive como puede y siendo un país inmensamente rico, lo tienen arruinado… ¿Cuántos países como éste hay en el mundo?

La gente está (estamos) muy hartos de abusos y de fraudes manifiestos o que sospechamos se hacen y no nos enteramos… sobornos a gran escala, trasvases de dineros en cantidades enormes hacia destinos que en nada benefician al pueblo donde fueron generados.

Si supiésemos como se han hecho fortunas enormes y en la sombra o a cara de perro, de individuos de mucha altura y muy baja dignidad, nos horrorizaríamos de todo ello, pero es claro que esos secretos se guardan con el máximo rigor, puesto que en “esas alturas”, habrá tanta connivencia y complicidad, que ya se preocupan unos y otros de taparse con el máximo cuidado.

Pero como me decía una vieja amiga… “Antonio ni la salud ni el dinero se pueden ocultar… se ven a simple vista”; y ello es claro, el rico o muy rico, peca de ostentación y ella lo denuncia tan pronto se deja llevar por ella.

Mansiones, barcos de recreo o placer, más o menos grandes; aviones privados, colecciones de obras de arte, extensiones de tierras más o menos grandes, coches de todo lujo y en abundancia y… “todo lo demás”, detecta con gran evidencia, dónde está el meollo de las grandes fortunas; las que como ya dijera el pensador… “suelen estar amasadas en sangre sudor y lágrimas de otros”.

O como sentenciara el Maestro de Maestros… “no pretendas hacerte muy rico… contribuirías a hacer muchos pobres”; lo dijo Pitágoras hace ya más de dos milenios y medio.

Así es que mucho menos acusar de fraude fiscal a quienes menos tienen culpa de ello y más saber administrar los bienes públicos de forma y manera, que estos… lleguen a la mayoría del pueblo que los genera y reviertan en el país que los produce; viviríamos mucho más tranquilos… y si no felices (aquí no existe la felicidad) al menos mucho más conformes… ¿Es mucho pedir ello? Piénsenlo los grandes defraudadores y los ricos muy ricos… a los que ya califiqué simplemente de… “pobres ricos”: puesto que inteligentemente hablando… “mientras más riquezas más problemas incluso para el que las tienen”; de ahí aquellas lapidarias frases de los sabios de Grecia… “Nada en exceso”… y “conócete a ti mismo”; atrévanse a analizar sus contenidos.

Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo) www.jaen-ciudad.es

Recomendamos:  Pagar por Ahorrar  Explotados-Explotadores  De “cerdos” capitalistas

Otras recomendaciones:

 

Tags: , , , , , ,

Dejar Comentario