Diálogos tras una tragedia

nov 25th, 2012 | By | Category: Nacional

Sobre la tragedia ocurrida en Madrid; y en la que cuatro mujeres jóvenes mueren aplastadas y una casi la matan y si sale viva le van a quedar secuelas que ni se saben; escribí  y publiqué mis impresiones en, “Las manadas… las estampidas… los muertos”: Sobre mi artículo citado, han surgido muy “sabrosos” diálogos y de los que selecciono los que siguen, puesto que aportan cosas interesantes:

“Igualito ese vídeo que lo que pudimos ver de la macro fiesta. La principal diferencia es que en su vídeo hay música, en lo otro había ruido”.

Si entiendo bien, considero va equivocado; la absurda masificación de Madrid es una aberración para idiotas… lo otro es una organización perfecta, donde un hombre dirige a diez mil, simplemente con una batuta y les hace interpretar una de las más sublimes músicas que el hombre ha compuesto; o sea que uno es “la noche más obscura” y el otro, “es como un amanecer luminoso en la plenitud de la primavera”; pero si usted no lo ve de forma parecida… pues, lo siento.

“Creo que la mayor culpa no es tanto de cada persona joven como de las costumbres sociales imperantes. En España la “movida” madrileña alentada entre otros por Tierno Galván, con el grito de “colocaos” (invitación a la droga o al alcohol) es precursora directa de lo que ocurre ahora, aunque no sea la única causa”.

Por encima de todo y sobre todo, está la decisión individual de ir o no ir a “esas ratoneras”; hoy la inteligencia se despierta mucho antes que en otras épocas, lo que falta es la entereza individual y saber elegir el camino mejor en cada senda de la vida; así pues; sí… la sociedad y sus dirigentes tienen su culpa, pero la máxima es la del individuo por hacer cosas que no debería hacer… en esos mismos días y no se habla mucho de ello, “otro capullo” ha muerto en un barranco de una de las islas canarias, por “jugar con la muerte de forma imbécil”… ¿culparíamos también de ello a las autoridades… o al barranco?.

“El Derecho Romano venía a decir que la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento pero sin embargo hacía algunas matizaciones. Había distinción entre púber e impúber lo cual significa que una persona aun siendo adulto legalmente, biológicamente no lo era psicológicamente. El problema de hoy es que se ha dilatado una enormidad la adolescencia. La adolescencia alargada tiene razones históricas cabales; lo que no es razonable es la exagerada prolongación, pues hemos llegado a que hay adolescentes de cuarenta años de edad. La palabra “adolescente” significa “el que adolece de”. Y la gran adolescencia de nuestras sociedades está en el terreno ético-moral. Por consiguiente hay un gran déficit en el ejercicio de la libertad. Falla la educación, y no precisamente la educación en saber aspectos de la biología celular”.

O sea que por “hunos u por otros”, lo que hemos conseguido es un mundo de inmaduros… que el Señor los coja confesados; puesto que si la generación actual ya es inmadura… “imaginemos los vástagos que van a criar estos niños grandes”; ¡cuanta decadencia se ha acumulado en tan poco tiempo!

“Pobres chicas, el trauma que sus padres estarán viviendo debe ser espantoso…, les acompaño en el sentimiento. Cuando a través de su madre, salen a este mundo, lo primero que te viene a la mente como padre y cuando los puedes ver, por primera vez, es esa tremenda sensación de humildad ante tú participación en el gran milagro que ha culminado con el parto, las lágrimas no se pueden contener. A partir de ese momento, el reto se multiplica para la familia y ese inofensivo ser humano, que cabe de pies a cabeza en tus dos palmas de las manos…, que depende totalmente de tí, hasta de mayor, puede ser como muchos despiadados insensatos que hemos visto en tantos y tantos tristes episodios de la existencia humana. O tal vez, consiga ser una verdadera eminencia.
Pero para ello, hay que vivir… y ellos ya no viven…”.

El ser humano y en inmensa mayoría, no sabe o no asume, que la mayor responsabilidad, el mayor trabajo es el que adquiere al traer hijos a este mundo, a los que ha de procurar formar mucho mejor que él mismo y para que sean útiles a la humanidad… “o sea lo que hacen los animales por propio instinto y así mejoran la especie”… ¿pero quién habla de esto en este pobre mundo?

“Sr. Garciafuentes, respeto su opinión pero no la comparto. Yo practico, deportes de riesgo, no soy un adolescente y tampoco idiota. A usted, le puede gustar leer un libro, y a mi bajar 50 m. a ver un barco hundido. Entiendo, que habla desde el desconocimiento de los deportes de riesgo. Solo diré, que en dichos deportes, lo que prima es la seguridad ante todo, de hecho, mueren bastantes más conductores todos los fines de semana, que gente practicando deportes de riesgo. En esta tragedia, lo que no hubo fue seguridad, y eso, si se paga con la vida”.

Reitero: En esos mismos días un deportista (según el decir) ha muerto en un barranco de una de las islas Canarias, de forma para mí idiota, puesto que arriesgar la vida de esa forma lo considero así… si usted se juega el pellejo en otro tipo de riesgos, pues allá usted… pero que luego nadie se queje, puesto que cuando algún “capullo”, se queda aislado en una gruta, en un ventisquero, o en cualquier otro lugar donde no debió ir… los gastos de su rescate los paga el contribuyente, no él con su dinero o el de su familia; por tanto insisto… cuando ocurren estas cosas, el principal culpable es el que va a esos lugares ya sobradamente demostrado que son peligrosos… reiterando, que cada cual haga lo que quiera y opine según su entendimiento de la vida, el mío es el que he manifestado.

“Tiene usted toda la razón Sr. Garciafuentes, a partir de mañana en vez de hacer deportes de riesgo, me quedaré en casa viendo el “Salvamde de Luxe”. No son tan peligrosos, los deportes de riesgo si se tiene “cabeza, y se respetan las normas de seguridad”. ¿Sabe por que? Pues porque, cuando realizo ese tipo de deportes, de mi seguridad personal me encargo yo, en esta tragedia, la seguridad estaba en manos de gente incompetente e insuficiente, con lo cual, la gente que pagó su entrada, tenia muchas posibilidades de que tuvieran algún problema serio, como así ocurrió. Si algún día, no tiene nada que hacer, le invito a que se venga conmigo a realizar una inmersión, ya  verá qué bien se lo va a pasar”.

Mi mayor respeto para todo aquel que inicia una aventura poniendo toda su inteligencia y medios para salir airoso de ella… pero ese no es el tema; el tema es la irresponsabilidad que han tenido todos esos “inmaduros”, mayores, menores o viejos (que algunos habría) entrando en esa ratonera, donde han muertos cuatro jóvenes mujeres, y una, está en estado que quizá la deje peor que si hubiese muerto; y donde pudieron morir cientos más… ese es el tema; por otra parte, hasta los animales miden sus fuerzas antes de seguir una ruta… “el guepardo que es el más veloz de todos los mamíferos… muerto de hambre y a la máxima velocidad que puede tras su presa… si nota que la carrera lo va a agotar… se detiene y espera otra ocasión, puesto que esas reservas que ahorra, le serán vitales para la caza que necesitará para no morir de hambre”; si estudiamos la naturaleza es el mejor libro donde puede leer el hombre… por lo demás, ya le digo; mi comprensión llega hasta entender el que quiere suicidarse y se suicida… allá él, puesto que él debe saber (supongo)… el por que lo hizo.

Antonio García Fuentes  (Escritor y filósofo)  www.jaen-ciudad.es

Tags: , , ,

Dejar Comentario