Decadencia periodística y social

sep 25th, 2013 | By | Category: Cultura

Periodismo decadenteCuando esto escribo y compro el periódico, me encuentro que toda la portada se la dedican, a ese “bicho” que según el jurado y por unanimidad, lo condenan por haber quemado con premeditación y alevosía (supongo) a sus dos hijos y luego fingió la pérdida de los mismos, por lo que se le acumulan más de un delito… adrede ni cito el nombre del tal “bicho asesino”, por cuanto la repugnancia que siento me lo impide; queda pues pendiente de condena, que por dura que sea, la consideraré leve; ya que y por aquello de que… “Quien a hierro mata a hierro muere”; debiera aplicársele (al menos) lo mismo que él aplicó a sus hijos de tierna edad; y por lo de “la máxima alevosía del crimen”.

Puesto que aunque le condenen a cuarenta años de cárcel y suponiendo que los cumpliera todos si es que los vive; tendremos que mantenerlo el contribuyente y con nuestros impuestos, todos sus gastos, incluidos “los de entretenimiento y diferentes formas de vagancia”; cuando al menos, debieran existir los trabajos forzados y que se curtiera trabajando en los más duros que hubiese; quizá en esos sufrimientos físicos, se le despertaran los inherentes al alma, en los que antes o después caerá y por aquello que afirmaron lo sabios, de “la Ley causa y efecto o del Karma, según los orientales”; puesto que esa ley hace pagar hasta la última consecuencia de todo cuanto hace mal el ser humano… y por la misma razón pero a la inversa, premia todo cuanto de bien realiza a su paso por este pobre mundo.

Pero insisto en lo de la decadencia indicada en mi titular y que podría hacer extensiva a muchas otras actividades; puesto que una sociedad, que dedica sus mejores espacios, sus más visitadas ventanas, sus más oídas antenas, a temas tan despreciables como el del caso que hoy comento; es indudablemente una sociedad en gran decadencia y que busca en todas las basuras que la misma produce, una actualidad que por mínima dignidad que se tenga, hay que sino tapar, por aquello tan discutible de que “hay que informar”; pero si informar con el debido cuidado y lo más escueto posible… y a renglón seguido y en la misma información, decir todo lo que corresponde a estas maldades para tratar de aleccionar al que de ello “se informa”, diciendo que el tal “famoso” no es un famoso cualquiera, que lo es por cuanto su actuación lo coloca muy por debajo de los más despreciables seres vivos que cría este planeta.

Sin embargo y mientras este proceso ha durado, nos han servido todo tipo de detalles, como si el mismo mereciese otra cosa que la repulsa que (supongo) la mayoría de seres humanos, “medio formados”, nos produce… y no, nos han servido hasta casi… “lo que comió en el día, lo que defecó y si le sentó bien el guiso o le produjo dolores de barriga”.

Hay una cadena de televisión (en general afecta a todas) a cuyo presentador, cuando sale, yo le digo a mi esposa… “ya está aquí el enterrador… vamos a ver cuantos muertos, cuántos desastres y cuántos enterramientos trae hoy”; y así es, se despacha bien y en general, gran parte de ese “telediario de cementerios”; se compone de desastres de todo tipo; ya que como “el mundo es tan grande y está tan controlado informativamente”, “muerto por accidente, o asesinado que surja en cualquier rincón del mismo… allí cerca hay una cámara o periodista ávido de servirnos el entierro cuanto antes mejor y para mantenernos informados”. Maldita información destructiva y que no sirve para otra cosa que para amargarnos aún más la vida.

De los infinitos espacios “informativos” de lo que yo denominé hace muchos años como de… “entrepierna y entreculo”, de todo ello hay “enormes montañas de información”; y las miserias de unos y otros… o unas y otras, las vocean sin recato alguno. Algunos pobres diablos y como tales despreciables, es que las venden como algo que tienen que vender para poder seguir viviendo y costeándose algunos lujos o extras; sin reparar en el ridículo que hacen y el desprecio que provocan (pienso) en gran parte de la población, la que simplemente tan pronto “huele la podredumbre corta o pasa de largo”.

Vivimos en un mundo que ha llegado a tal tipo de degradación, que… se paga mucho más por aquello que no vale, que por lo que tiene valor y aporta valores positivos al mismo; y es claro que la masa, lo que aspira, viendo a esos “famosos, famosillos, ídolos o idolillos”… es a la fama y al dinero fácil y rápido, para ellos están dispuestos a… “hacer lo que sea y muchos lo hacen”.

“Si los tan criticados césares del imperio romano hubiesen dispuesto de los medios que hoy disponen, “los cesarillos que nos manejan”… seguro estoy que aún habría césares en Roma… el pueblo en general y en todas sus clases sociales… ¿En qué ha cambiado desde entonces?… Sí que hoy no hay gladiadores, ni esclavos… ¿o sí?

Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo) www.jaen-ciudad.es

Recomendamos: Parasitos  Cual Mayo?   Sin Gobierno ni Oposicion

Otras recomendaciones:

Tags: , , , , , ,

Dejar Comentario