Administradores, expoliadores, o…

abr 20th, 2013 | By | Category: Nacional

ExpoliadoresSimplemente ineptos o inútiles. Es la conclusión que pienso es la más acertada para valorar con justicia, a la plaga de políticos que sin tener nada de estadistas, llevan asolando al mundo llevan ya muchas décadas y nos están llevando a ni sabemos qué destino (última prueba de ello el expolio de los chipriotas por su propio desgobierno, que les confisca parte de sus ahorros)… que esperemos no sea el que tuvo la denominada gran depresión norteamericana; la que como sabemos, terminó en la II Guerra Mundial.
Y es así y me reitero, puesto que nunca las civilizaciones que se han desarrollado en este pobre planeta, han tenido tantos medios técnicos como para solucionar todos los problemas de la humanidad… y sin embargo todos esos adelantos, que son asombrosos; sólo han servido para ir creando hipotéticas cremalleras, cierres, candados y enormes cajas de seguridad (privadas); mientras los pueblos desgobernados y exprimidos al máximo, se debaten en la indefensión que nunca pensamos llegase al grado en que ha llegado… “no representan ya nada para los que dicen gobernar, los que cegados por sus propias ambiciones, ni ven el drama ya mundial… ni se preocupan por buscarle soluciones”… Ya y cómo un símbolo… “hasta el Papa reinante huye y se refugia en su dorado exilio, dejando a quien le suceda para que haga lo que pueda… o le dejen”; para mí, esto último es el drama máximo y que demuestra la impotencia en que se encuentran… “los que dicen gobernar en este planeta”… negro futuro nos espera.
Mi ya larga vida y experiencias… puesto que yo y los que como yo vivieron similares circunstancias… “vivimos desde alumbrarnos con un candil de aceite y viajar andando o sobre los lomos de un jumento… hasta llegar al automóvil que climatizado magníficamente… hasta te calienta las espaladas con calentadores magníficamente regulados”… y eso, mentalmente son… “muchos siglos de vida”.
Pues bien, bajo esas enormes experiencias… yo recuerdo a los ricos terratenientes de mis tierras andaluzas, los que viviendo fuera de sus latifundios o grandes fincas; dejaban a cargo de ellas al “administrador”; y no se preocupaban de nada más, puesto que aquel… “hombre de confianza”, actuaba con plenos poderes y cada año y vendidas las cosechas y el ganado; llevaba “al amo” el montón de billetes, con los que “amo y familia” se daban la vida padre en la capital y no se preocupaban de otra cosa, que de decir… “qué bueno era el bueno de…?”.
Pero aquellos administradores no eran todos lo buenos que “los amos creían” y sabían liquidar las cuentas, de forma que los amos no notaran las mermas, pero siempre una substanciosa parte de lo que producían las fincas, pasaba a manos del administrador, el que poco a poco hacía su fortuna, que sabiéndola mover se iba acrecentando y al llegar a viejo o mucho antes… “resultaba un rico más de aquel pueblo o comarca”; y no pasaba nada… “era lo normal”, puesto que la finca o fincas que había administrado, se habían mantenido y seguían produciendo al máximo, ya que el tal administrador (inteligente) procuraba que lo administrado produjera al máximo, para que lo que él detraía cada año, no se notase… “o no se notase mucho”; puesto que el amo, o amos… “ya sabían de antemano que el costo de un buen administrador tenían que asumirlo y en bien de la economía familiar y el buen vivir de ella, que lograban en gran medida por la buena administración de aquel empleado de plena confianza”.
Bueno… pues ni eso, han sabido hacer los inútiles administradores que pese a haber sido elegidos por votación, en estos sistemas que dicen democráticos y que no lo son… los que se han limitado a mangonear la finca o fincas públicas, saquearlas sin miramiento alguno y arruinándolas al máximo las han llevado a la quiebra o la desertización… tan así ha sido, que ya no sólo cubren gastos (que sí que los cubrían aquellos administradores que refiero) sino que han empobrecido a todos “sus colonos”; y además, han hipotecado las propiedades públicas hasta grados, que en la vida normal serían sacadas a subasta y sus malos administradores, terminarían con sus bienes embargados y ellos en la cárcel, por muchos y largos años de presidio y condenados a trabajos forzados.
Pero es claro… “estos administradores”, son peores que aquellos que tenían los latifundistas; y son peores por cuanto aquellos, al final; “lo que se jugaban eran su propios bienes y muchos terminaron en la ruina por sus abandonos, juergas, queridas, juego y otras calamidades”; pero estos no se han jugado nada… “ni siquiera la cara… que por dura que la tienen, ni se la han partido aún”.
A pesar de todo ello, se mantienen en una inmovilidad espantosa y no piensan en otra cosa que mantenerse en el poder y cobrar los inmerecidos sueldos que a cara de perro se asignan y cobran, astutamente saben que por mucho que bajen las recaudaciones de impuestos, ellos tendrán siempre la llave para cobrar siempre los primeros y caiga quien caiga… “mientras el resto de súbditos sigue empobreciéndose hasta tal punto que ya multitudes… simplemente están pidiendo limosna y comiendo comidas decente, en los comedores de caridad que pueden dárselas”.
Y he dicho y mantengo lo de súbditos, por cuanto nos tienen como a tales y a muchos ya “como nuevos y modernos siervos de la moderna gleba que mantienen los nuevos señores feudales”; a ciudadanos no nos han dejado llegar y me temo que no vamos a llegar nunca… “precisamente por el auto abandono de nosotros mismos” (prueba de ello es la reelección de la presidenta de Navarra, cuando debiera haber sido repudiada, para ejemplo de quién entre de nuevo)… y esto último ya lo he explicado multitud de veces, por lo que hoy no digo nada… “al buen entendedor”.
Aunque no me resisto a recordar otros hechos de aquellos tiempos; donde “los dueños latifundistas”; tenían que contar con aquellos administradores, tener contentos a manijeros y aperadores… igualmente al “comandante del puesto de la Guardia Civil, al alcalde y al juez… todo lo demás estaba asegurado… o sea, como estos hacen y a cara de perro… con “los que les pueden hacerles sombra o agriarles el guisado para que se les indigeste”.
Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo www.jaen-ciudad.es

Recomendamos: Politicos y Funcionarios  Mal Van las Cosas  La Constitucion

Otras recomendaciones:

Tags: , , , , , ,

Dejar Comentario